Siempre he creído que lo importante no son las respuestas, sino las preguntas.

Me preocupó una vez el sentido de la vida, pero lo dejé por imposible, desde Descartes en adelante aquello no tenía sentido.

En otra época pensé mucho sobre la trascendencia, preocupado al descubrir que el alma no aparecía en los libros de anatomía; lo dejé ante el riesgo de acabar siendo un desalmado.

Experimenté un poco con el universo, tan grande que no concebía que estuviéramos solos, hasta que percibí que estamos solos incluso en los lugares más concurridos. El universo no tiene ninguna culpa.

Anduve de joven en revoluciones pero al darme cuenta de que todas terminan con la frase “Bien, ¿qué hacemos ahora?” decidí filosofar con más calma.

En otro tiempo me deje atrapar por una cantidad de paradojas, y lo más paradójico fue que había que abordarlas desde la lógica. Soñé mucho en esos días.

En la uni me puse a jugar a las matrioskas con Newton y Einstein, y al escondite con Heisenberg, y a los acertijos con Russell, pero asuntos más importantes me obligaron a dejarlo. Nunca comprenderé por qué se piensa que la vejez es el otoño de la vida, siendo en la juventud cuando los días son más cortos y las noches más largas.

Hace algunos años me interesé por la política. Por la de Roma, la de hace dos mil años. Pero es lo mismo que ahora. Total, solo hay que cambiar unos cuantos nombres. Eso si, en aquella se sabe como termina, mientras que en esta no se sabe ni como empieza.

Y si algo tienen en común todos estos intentos fallidos, pretenciosas empresas de final siempre incierto, es el lugar donde nacen: la curiosidad. Yo no tengo respuestas, pero sí miles de preguntas. Sobre todo lo que me ocurre, me rodea o me atrae. Sobre todo lo que veo, toco o siento. No puedo ver un aparato, cualquiera, sin preguntarme qué lo hace funcionar.

Ni escuchar a una persona sin preguntarme qué hace que no funcione.

13 Comentarios

    1. Entonces este mundo sería sólo lo que parece, porque nadie se preguntaría por qué. Puede que los espíritus contemplativos encuentren acomodo en mundos virtuales o en la imbatible marea de lo cotidiano, pero un alma inquieta ha de pagar sus insatisfacciones con su propia paz. Mas ¿que paz es esa que se alimenta de ignorancia? ¿La que en tu último suspiro te hace preguntarte qué has hecho con tu vida? Yo creo que dudar sale a cuenta.

      Abrazo, María.

      Me gusta

  1. Qué delicia leer al Isra más profundo… y preguntón. 😅
    Uno, que más que peinar canas las busca desesperado, sabe de la importancia de encontrar respuestas a los enigmas de la vida, pero en realidad es mucho más gratificante hacer como tú, sentir curiosidad y cuestionarse todo.
    Porque, como dijo alguien muy inteligente y sabio, “En el camino de búsqueda es dónde se encuentra el placer de la vida, más que en la consecución de las metas”.
    Hay demasiada gente contemplativa que se deja llevar por las olas del tiempo, y pasan los días sin siquiera preguntarse quiénes son y qué hacer con sus vidas.
    Me alegra volver a leerte y qué tus interrogantes nos hagan pensar.
    Felicidades, un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Que me pongo colorao, hombre! 🤣

      Se hace camino al andar, amigo, y las preguntas son el reflejo de esa inquietud, de no resignarse a estar por estar, de dudar por sistema y de no conformarse con estar, sino tratar de ser.

      Que bueno es siempre charlar contigo, aunque me prodigue poco últimamente, echo de menos estos cruces de ideas. Un abrazo!!

      Me gusta

  2. Bello escrito!!
    Me ha encantado tu frase:
    “Nunca comprenderé porque se piensa que la vejez es el otoño de la vida, siendo en la juventud cuando los días son más cortos y las noches más largas”

    Al final todas esas dudas nos permiten tener la intención de seguir viviendo, pies andamos por ahí con la esperanza de conocer alguna respuesta, y a menudo ocurre que en esa búsqueda de respuestas encontramos justo las que no andábamos buscando.

    Un abrazo para ti desde tierras mexicanas!

    Alba

    Me gusta

    1. Muchas gracias Alba, de esa tierra hermana tan querida en España.
      Me quedo con tu reflexión: quizás en el fondo de todo esto quede una verdad, y es que tal vez es más importante el camino que el horizonte. Porque este mundo se afana tanto en llegar, que igual se pierde todo lo que hay en el camino. Acabo de saludar dos comentarios mas arriba a una gran amiga que sabe mucho de caminos; te la recomiendo, en sus historias, que son pedacitos de su vida, nada ocurre porque si, todo cuanto hay a su alrededor tiene un motivo, y ella lo busca con su cámara y sus relatos. ¡Que admirable actitud!
      Un abrazo, Alba, y muchas gracias por tus palabras.

      Me gusta

  3. Hola Isra qué bueno que andes por aquí de nuevo, dándote tu vueltecita y dejes un escrito que da para reflexionar, me gustó la forma de encararlo y me alegró mucho, la vejez no es el otoño es otro tipo de primavera que no se quiere ver de esa manera. Te mando un abrazo grande y me dio mucho gusto leerte

    Le gusta a 1 persona

    1. He estado un tiempo perdido en lo mundano, sin poder siquiera andar en historias ni casi en pensamientos, pero no me lamento: tiempo habrá. Me da mucha alegria saber de ti, y de esa paz entrañable y sincera que siempre brota de tus palabras. Cuidate mucho querida amiga, me queda mucho mundo que descubrir a través de tus ojos.
      Un abrazo grande!

      Le gusta a 1 persona

  4. Hacía tiempo que no visitaba estos lares, pero me saltó el aviso de una publicación firmada por un tal Israel… Y tenía que leerla.
    Me ha encantado, y me ha hecho reflexionar, quizá ese es el motivo del encantamiento. Qué rabia que el hechizo durase tan pocas líneas. Ahora entiendo a La Bella Durmiente tras el beso, de nuevo a una realidad sin sentido y con un puñetero príncipe mirándote las legañas con cara de tontoelpueblo.
    En fin, parece ser que se han girado las tornas, viejo amigo. Hoy me ha tocado a mí hacer de tí y soltar una parrafada en tus aposentos.
    Un besaco!

    Le gusta a 1 persona

    1. Si llego a saber que tenia que escribir algo para que aparecieras y saber de ti… ¡habría puesto este despertador hace meses!

      Son tantas alegrías, ternuras y buenos ratos de lectura los que te debo que tenían que faltarme para darle su verdadero valor. Y tu mereces saberlo, porque eres una tia mas grande que Barcelona (como decimos en mi pueblo). Te he echado mucho de menos, pero se que estas bien, y se que llevaras adelante todo lo que emprendas: de alguna manera te conozco, y tengo esa certeza.
      Abrazo de koala que acaba de beberse un litro de mimosín!!!

      Me gusta

    2. Pisuerga, Valladolid. Te explico: al volver ayer a wordpress después de estos meses estuve revisando los borradores de entradas que nunca publiqué. Casi cien. Ya sabes, mi autocritica. Pues bien, una vez te hice una biografia alternativa, aunque está sin terminar. Si te preguntas qué demonios es eso, hace muchos años le escribía a quien me lo pedía una biografia invebtada, para que tuvieran un plan B si su propia vida les parecía un asco.
      En fin, que ahi está, pero no puedo darle salida sin tu consentimiento. Si quieres te la envio y me dices.

      Aviso: es muy yo. Lo dejo en tus manos…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s