Estudiar.

Hay que reconocer que el verbo estudiar tiene bastante mala prensa. Quizás por esa componente de obligación que nos inculca durante años el sistema educativo, o puede que por la insistencia con que profesores y padres, cargados de buena intención, llevan siglos abusando del imperativo. El caso es que a mí me encanta estudiar. Lo hago continuamente, de hecho, estudio más desde que terminé mis estudios. Y desde luego no soy una excepción en esto. Por eso he querido dedicarle una entrada al estudio, así que ya sabes lo que te espera en los próximos párrafos. [Pausa retórica] Gracias por … Continúa leyendo Estudiar.