La extraña vida de las palabras (2)

2. Penumbras.

No es fácil acostumbrarse a vivir con el recuerdo de un hecho tan asombroso. De la misma manera que la retina tarda en reponerse cuando miras al sol o a una luz deslumbrante, y durante algún tiempo continuas viendo esa luz aún con los ojos cerrados, así quedaron impresas en mí las imágenes de los pasados acontecimientos, nítidas y claras, casi molestas.

Continúa leyendo “La extraña vida de las palabras (2)”