La Riemann. 2.

Sarah estaba atemorizada, pero sobre todo contrariada: Esto tenía que haberlo previsto. La Riemann había modificado ligeramente su rumbo pero al estar sin energía ya no disponía de compensadores para evitar que sus ocupantes continuaran con la trayectoria anterior. La propia inercia de sus cuerpos viajando a cientos de kilómetros por segundo era quién los [...]

Anuncios

La Riemann.

¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir. Confucio. La brusca sacudida arrojó a Sarah con fuerza contra la pared. La oscuridad inundó de pronto el laboratorio y sus ocupantes quedaron totalmente desorientados e incapaces de realizar el menor movimiento. Gritaron y [...]