De Pájaros y Traiciones.


— No recuerdo haberte visto antes por aquí.
— No te extrañes, chica, formo parte de la decoración.
La unica diferencia entre el Vermont y cualquier tugurio parecido es que allí no hay que pagarles una copa para que te den conversación. Cogí mi bourbon y me agregué al corrillo de pasmados que rodeaban al pianista. El tipo destrozaba sin piedad una partitura de los Gershwin hasta que una interminable cascada rubia acudió al rescate con su voz de seda desgarrada. Así que ella era la razón. Mató a dos de aquellos panolis con una caída de ojos. Yo mismo iba a sucumbir cuando algo me aferró por el codo.
— Acompáñeme, señor Clover.
Verkov me esperaba tras su mesa de caoba y cristal, acompañado por la cara de bulldog de Nebraska y otro matón al que no conocía.
— Max Clover. Tenía ganas de conocerte. Dicen que te mueves bien por los bajos fondos.
— En mi barrio nos enseñaban a nadar con los puños cerrados.
— Vaya. Necesito de tus habilidades. He perdido algo de mucho valor para mi. Quiero que lo recuperes.
El sobre contenía la foto de un extraño pajarraco y un fajo de billetes.
— Te espera otro tanto si me lo traes.
— Cinco mil, en billetes pequeños y usados. Veo que se ha tomado muchas molestias. Ese jodido pájaro me resulta familiar.
— El Halcón Maltés. Uno de los tres que usaron en la película. Estaba justo aquí, sobre el escritorio, hasta esta misma mañana. Tienes cuarenta y ocho horas para encontrarlo. Ah, y cuento con tu total discreción.
Decidí echar un vistazo mientras me terminaba el bourbon. Mi vaso había volado, pero mi taburete seguía vacío.
— El nuevo juguete de Víctor, supongo.
— Si, me sortean a las diez, ¿ha comprado ya su boleto?
De cerca era más rubia, más hermosa y mucho menos recomendable.
— Permita que me presente: Violet O’Hennesy.
— Max Clover, juguete, aunque hago de detective en mis ratos libres.
— Eso significa que… ¿todavía no ha aparecido la estatuilla?
— No se de qué me habla, pero mi bourbon acaba de esfumarse. En este lugar desaparecen demasiadas cosas, ¿no cree?
— Podemos resolverlo. Félix, tráenos dos bourbons.
Se acercaron un par de gorilas. El jefe no podía andar lejos.
— Vaya, Max, veo que ya conoce a mi chica. Debería oírla cantar, tiene una voz… Pero quizás en otra ocasión, creo que hoy está usted muy ocupado.
— Cierto, Victor, debo irme. Señorita, ha sido un placer.
Hay ocasiones en que notas que detrás de un sencillo apretón de manos hay algo más. Solo puedes hacer una cosa: guardártelo en el bolsillo y esperar a que nadie te vea. Después averiguas qué abre esa llave, te vas de madrugada a la estación Grand Central y la utilizas para abrir una taquilla de la consigna, recoges la bolsa de papel y te la llevas a tu despacho. Entonces la abres y descubres que acabas de ganarte los diez mil pavos más fáciles de toda tu vida. O tal vez no.
— Max, esta aquí la señorita O’Hennesy.
— Haz que pase.
El negro le sentaba aún mejor que las lentejuelas.
— La señora Verkov, supongo.
— ¡Déjese de estupideces! ¿Lo tiene ya?
Saqué la estatuilla del cajón y la puse sobre la mesa.
— Para mi es dinero fácil, mucha pasta en realidad. Solo tengo que ponerle un lacito y llevarla de nuevo al Vermont. Pero ¿qué es para usted?
— ¿Cuánto?
Cuando tienes buenas cartas, hay que subir las apuestas.
— Veinticinco mil.
— ¡Pobre diablo! ¿No se le ha ocurrido pensar que algo pueda hacer que esa estatuilla valga muchísimo más?
— No, pero diría que usted sabe qué es ese algo.
— Es posible. Y puede que nos beneficiara a los dos.
Nunca podré olvidar aquella mirada.
— Creo que ya comprendo. Primero quería el halcón de Verkov, y ahora quiere el juguete de Verkov. Pues sepa que este juguete no está en venta.
Odio las Derringer. Caben en cualquier sitio. Y entre aquellas curvas había demasiados sitios.
— Bueno, tenía que intentarlo. Ahora deme esa estatuilla y acabemos con esto.
Era difícil negarse. A aquella distancia era imposible fallar hasta con una Derringer.
— Al menos me dirá por qué vale tanto.
— Es bien sencillo. Diamantes. Es así cómo Víctor paga a los cárteles, metiendo diamantes en estatuillas. Las sacan a subasta, ellos ganan la puja y cobran sus dos o tres millones de pavos. Limpio, sencillo, y en las mismas narices de la interpol.
— Entonces, este pájaro llevará dentro…
— Unos dos millones. Mi pasaporte a la libertad. Le robé la llave a uno de sus correos, pero sabía que ese cerdo tendría Grand Central vigilada. Necesitaba que alguien la sacara de allí y entonces apareció usted. Era mi oportunidad.
— Un gran plan. Es una lástima lo de ese tipo.
— ¿Qué tipo?
— El que me vino siguiendo desde la estación.
El grito de mi secretaria fue providencial. Tuve el tiempo justo de sacar mi pistola antes de que Kentucky atravesara la puerta, pero no fui lo bastante rápido. Una flor brotó en el pecho de Violet, rojo sobre negro, y la Derringer cayó al suelo. Kentucky cayó justo después, sin tiempo ya para dispararme.
Aquella tarde Meyers fue todo lo estúpido que le permitía su uniforme: me dejó salir en una hora, libre de cargos y sin poner mucho interés en cierto sobre con dinero. Al fin y al cabo, no todos los días se consiguen pruebas para enchironar a alguien como Víctor Verkov.


Este relato es mi participación en el concurso de «El Tintero de Oro» de este mes, al que llego por casualidad para quedar atrapado por el reto que propone: un relato de género negro. Pensé que podía hacer algo distinto, y me apetecía una barbaridad intentarlo.

62 Comentarios

  1. ¡Pues nada menos que un cuarto puesto! Aunque yo creo que en realidad es un tercero, al menos por puntos. Mira si teníamos razón los que te alabábamos. En fin… ¡Mi grandísima enhorabuena! Te lo mereces.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias! Estamos muy parejos tu y yo, puntito más, puntito menos, así que enhorabuena también para ti, muy merecida. Que la aritmética de esto es lo de menos, lo importante es el trabajo, aprender siempre y el estimulo que supone que estas creaciones tengan buena acogida.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. He intentado varias veces dejar un comentario y no me deja.
    Intento repetirlo:
    Te felicitaba por tu estupendo puesto, te daba y te doy la enhorabuena, es unos de mis relatos preferidos, y feliz de encontrar colegas como tú que escriben con tanta solvencia. Un placer y ojalá te llegue este mensaje, compañero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Isabel, la alegría es mutua. Valoro en mucho tu opinión y me llega eso de compañero; es más, te propongo intercambio de análisis de nuestros relatos, a ti, porque tienes mano para escribir, porque te veo potencial y porque intuyo que no te pesa decir verdades.
      Me explico, para que no te suene raro: no me parece correcto criticar en público, no todo el mundo se lo toma bien. Pero si me mandas un mail a israelaghe@gmail.com podré comentarte algunas ideas sobre el tuyo que tal vez podrían ayudarte y, si quieres, puedes hacer lo mismo con el mio.
      ¿Que te parece? Seamos compañeros.
      Un abrazo!

      Me gusta

  3. Enhorabuena Isra, por tu estupenda mención en Tintero. Tu relato era sin duda uno de mis preferidos, te lo digo ahora que ha terminado el evento, y desde luego no pienso perderte de vista dado como escribes, compañero. Un placer compartir espacio y letras contigo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola Isra. Es la primera vez que paso por tu blog y tu relato me ha dejado gratamente sorprendido, por la calidad de la narrativa y lo elaborado de la trama. Es cierto que encorsetar una trama tan compleja en solo 900 palabras deja algunos cabos que quizás requerirían de mayor explicación, en ese sentido se nota que el relato viene de un original de casi el doble de palabras, pero eso no le resta mérito. Una elaboración minuciosa y concienzuda en la que los lectores no adivinamos por donde van a transcurrir los acontecimientos, lo que dota al relato de un grado elevado de suspense. A destacar los diálogos, se nota que los has trabajado en más de una ocasión, pues fluyen con naturalidad y sin sobrantes artificiales tan típicos de escritores menos fajados en ellos. Buenas descripciones también, como ya alguien ha apuntado el balazo que recibe la malograda Violet hace bella hasta a la muerte. En definitiva un serio candidato a llevarse alguno de los tres Tinteros en juego de esta edición. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Jorge. Efectivamente, tuve que podar, y creo que el proceso mejoró la historia, pero quedaron asuntos demasiado implícitos. No obstante me quedo con la lección aprendida: revisar, suprimir lo superfluo, dosificar mucho las descripciones (ya sabes, mostrar, no contar) y tratar de corregirme el gran defecto de recrearme demasiado en ciertos pasajes que acaban distrayendo de la trama.

      Los diálogos, creo yo, pasan por interiorizar bien los personajes y confiar todo lo que se pueda al contexto. Y tengo que aprender a aprovecharlos mejor, son una magnífica oportunidad para caracterizar a los personajes: creo que mucho mejor que describir su aspecto o su historia es mostrar como reaccionan ante los conflictos. Somos el resultado de nuestras decisiones.

      El balazo stendhaliano… bueno, es el poder de las palabras. Son nuestra principal herramienta. Un escritor no puede conformarse con las 3000 palabras que usamos de forma cotidiana… ayuda mucho tener a mano un buen diccionario de sinónimos y, por supuesto, leer, leer mucho y leer bien.

      Perdona el rollazo, me apasiona esto y me cuesta no dejarme llevar…

      Un abrazo.

      Me gusta

  5. Hola, Isra. Conociéndote ya sabía, sin leerte, que dejarías el pabellón bien alto. Me alegro de que participes en El Tintero, aunque ello te obligue a telegrafiar más que escribir, pero es un buen ejercicio para resumir; además, el ritmo, hace la las historias se lean casi sin respirar.
    En cuanto a tu aporte, totalmente en la línea del reto, y en cierto modo un remake libre de la conocida historia de este pajarraco. Nos vemos en la gala y espero que en las futuras ediciones. Saludos y suerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias! Había que dejar en buen lugar a la familia acervolense, solo espero haber sumado y no restado. Ahora estoy con los demas relatos, quiero dedicarles el tiempo que merecen y de paso agradecer los comentarios que estoy recibiendo. Te toca esta tarde, de momento te mando in gran abrazo!!

      Me gusta

      1. De nada, a pesar de mi posible ironía me alegro del encuentro y de tu relato. Aquí no es como con JA que deja los VadeRetos abiertos y nos malcría por ello, pero yo se lo agradezco con 🍻🍻🍻🍻
        El tintero es un ejercicio con la lógica disciplina de extensión y plazos, pero con muy buen ambiente; y, en mi caso, aprendiendo de los compañeros con cada edición.
        Saludos, Isra. 🖐🏼

        Le gusta a 1 persona

  6. Hola, Isra. Muy bueno tu relato, me ha gustado mucho. Ahora entiendo por qué querían conseguir esa estatuilla a toda costa, pues, valía mucho más de lo que aparentaba, o mejor dicho, su contenido lo valía.
    Me gustó también la reminiscencia a la obra original.
    Mucha suerte.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  7. ¡Hola, Isra! Creo que es lo primero tuyo que leo y debo decir que me has dejado bastante impresionada. Un relato de noir clásico muy bien llevado y con esas reminiscencias a la peli del Halcón maltés muy buenas y llenas de humor. Has clavado todas las premisas del género. ¡Fantástico!
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues… ¡muchas gracias MJ! Son ya tantos los comentarios como el tuyo que empiezo a pensar que os habéis confabulado para subirme la autoestima. Esta manifiesta parcialidad puede que no os haga grandes críticos, pero si buenas personas, al menos para mi.
      Y no hay nada que me importe más.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Ángel. Lo cierto es que esto que comentas nace de un proceso de poda intensiva; me doy cuenta de que a veces menos es más, y la obligación de recortar lo que había escrito en principio puede haber causado mejoras. Algo que tengo que analizar y de lo que espero aprender.
      Un abrazo!

      Me gusta

  8. Hola, Isra. Me has dejado impresionado con esa capacidad para urdir una trama al más genuino estilo detectivesco. Un guiño, o más bien todo un homenaje a la novela de origen. Con recursos literarios que hacen de este relato de los mejores que llevo leyendo y al que le auguro una buena puntuación. He disfrutado mucho del estilo, el ritmo, la sonoridad y los diálogos. Espero seguir leyéndote en sucesivas propuestas. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, yo espero también tener tiempo para seguir participando y disfrutando con el trabajo de los demás autores, en lo que estoy ahora: primero una lectura de todos para tener visión de conjunto y después dedicando más atención a cada uno y comentándolos en sus respectivos blogs. Noto que he sido muy conservador al ceñirme a la obra propuesta, quizás por ser fiel a la primera idea que me sugirió esa excelente presentación del reto. Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo.!

      Me gusta

    1. Muchas gracias, Pedro, me alegro de que te haya gustado y en cuanto a la suerte, creo que todas estas opiniones que estoy leyendo son mucho más de lo que podía esperar… mas que satisfecho con eso. Un abrazo!

      Me gusta

  9. Muy bueno tu relato, no me imaginaba al principio porqué quería conseguir a toda costa esa estatuilla, y ahí estaba el secreto, diamantes, muy bueno, disfruté leerlo, mucha suerte. PATRICIA F.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Patricia. Ya sabes, el género negro tiene que conservar esa dosis de intriga, y los diamantes son, al fin y al cabo, un material del que están hechos muchos sueños. Me alegra que te haya gustado, un abrazo!

      Me gusta

  10. Hola Isra, yo que ya he tenido la fortuna de leerte en anteriores ocasiones debo decir que me entusiasmó verte participar, sabía que venía un buen relato producto de tu pluma. Me pareció como estar viendo una película, los personajes bien presentados, los diálogos justos, la trama con el ritmo necesario para que en 900 palabras lograras una excelente historia. Si, seguramente con más palabras hubieras hecho más pero el reto precisamente es lograr algo bueno en ese limitado número de palabras y hay que sintetizar con inteligencia, administrar muy bien las frases para que aún así te quede una historia memorable y la tuya sin duda lo es. Saludos..

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, en parte eres culpable de este relato: vi como algunos de vosotros participabais en esto y me llamó la atención. El planteamiento me atrajo y escribí esta pequeña historia. Las 900 palabras han provocado eso que dices, mayor esfuerzo, y ahora me alegro de que la necesidad, al final, se conviertiera en virtud. Creo que es la mejor enseñanza que saco de esta experiencia.
      No se si el relato es tan bueno como dicen en algunos comentarios, yo no se gestionar bien estas cosas, me quedo tan solo con lo que tiene de motivación para perseverar, aprender y tratar de mejorar día tras día.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  11. Hola, Isra. Creo que es la primera vez que te leo, porque una manera de escribir tan explicita y clara junto con la manera de mostrar la trama lo recordaría. Y es que eso es de destacar, cómo consigues describir las acciones metiendo sensaciones, sentimientos o recuerdos qu hacen la escena muy visual. Amén queda el uso tan directo preciso de los diálogos, sin discendis, pero sin echarlos en falta. Una trama redonda e impactante.
    Me gustó mucho. Un abrazo y mucha suerte!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Pepe y muchas gracias por estas opiniones. Supongo que la exigencia del reto, solo 900 palabras, me ha obligado a prescindir de lo accesorio y tratar de imprimir intención y carácter en cada frase. Escoger mejor los verbos, cuidar el vocabulario y apoyarme mucho en lo implícito. Creo que ha sido un ejercicio que me ha hecho aprender, y eso es muy de agradecer a quien lo ha propuesto. Aun así yo veo mucho espacio de mejora y esto, aunque parezca pretencioso, es lo más motivador para mi. Saber que puedo y debo mejorar.
      Llevo tiempo, por ejemplo, luchando contra los discencis, que en realidad es combatir la necesidad de que existan, y entre lo que he leído y aprendido practicando, descubro que la solución puede estar en dos puntos: imprimir caracter al personaje con un léxico bien escogido que lo haga reconocible, e integrar correctamente los diálogos en el flujo de la trama, haciendo que cada frase forme parte de una secuencia lógica que el lector puede reconocer y seguir. Si te fijas, las dos primeras frases del relato son un diálogo que todavía está fuera de contexto, y precisamente marcan ese contexto incluso cuando uno de los personajes es puramente accesorio. Ya ves si le doy importancia al asunto que le he dedicado el propio inicio del relato.
      Perdona que me extienda así. Pienso que descubrir las intenciones propias, los recursos, las ideas que aplicamos al escribir son la mayor ayuda que podemos facilitar a los demas, no porque uno se crea en posición de dar lección alguna, sino más bien porque de mis dudas y errores es de lo que cualquier otro aprendiz de escritor puede sacar conclusiones propias. Trato siempre de ser el peor de mis críticos, y no tengo el menor complejo en mostrarlo. Creo que es lo mejor que puedo dar a los demas.

      Un abrazo y, de nuevo, muchas gracias por tu comentario tan certero y motivador.

      Me gusta

  12. Hola por aquí leyendo ☺️ y como no me encuentro yo una estatuilla dorada con dinero por accidente jajajaja. Eso de ser detective, es todo un reto. Aquí el tuyo salió airoso. Una perla para ti 😍💗 saludos cordiales desde Venezuela. Raquel Peña.

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola Isra , soy flor y yo también soy la primera vez que te leo , y tengo que decirte , que para mi gusto
    tú relato , esta muy bien en todos los sentidos , y el cortar los relatos este no será el primero ni el último
    ya que a todos nos a pasado , y eso que yo no soy una escritora profesional , soy una simple aprendiz , y que gracias a todos ellos , incluido a David Rubio ,te diré que yo siempre aprendo algo nuevo , en esta vida todo es aprender y más en el mundo de la escritura , Te deseo mucha suerte en el tintero de oro.
    Te deseo una feliz tarde de viernes , saludos de flor.
    pd , Me gustaría mucho volver a leer más relatos tuyos , ya que lo haces bien.🤗🌼👌

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, flor. Me encanta tu nombre, me trae hermosos recuerdos. De aprendiz a aprendiz, te doy toda la razón: todo es aprender, en la escritura y en la vida. Conservar como un tesoro los ojos de ese niño que todos llevamos dentro y, a través de ellos, contemplar la vida como algo que siempre es nuevo y que esconde infinitos tesoros que solo el tiempo nos concede.
      Nos gusta escribir. No es un camino fácil, pero se recorre mucho mejor en buena compañía. Se puede hacer mejor o peor; eso apenas importa porque escribir no es una meta, es un medio: Lo importante es tener algo que decir.
      Un abrazo!

      Me gusta

      1. Hola de nuevo aquí vengo a presentarme como dios manda , la del anónimo con el nombre
        de flor , soy yo ….. Y desde hoy también te sigo y ya de paso aprendemos las dos , de este bello oficio de escribir relatos o cuentos o lo que se nos pase por la cabeza , pero te aviso que yo no tengo intención de publicar un libro puesto que si te soy sincera , eso esta a muchos años luz , yo solo lo hago para divertirme y divertir a todo aquel que quiera leerme , te deseo una feliz tarde de sábado….. Y suerte con el relato amiga📚💻🌼🤗

        Le gusta a 1 persona

  14. Hola, Isra. Tu llegada al Tintero ha sido por todo lo alto, sin lugar a dudas. Los diálogos son perfectos, acordes con el tema que nos ha propuesto David, y la historia más que atrayente. Estoy de acuerdo contigo en que a la trama puedes darle una vuelta para hacerla más redonda pero lo que yo realmente retocaría es una minucia: el uso repentino del nombre de Roselyn. Entiendo que es la secretaria de nuestro protagonista pero al no haber sido presentada antes me desorientó unos segundos. Creo que si pones «El grito de mi secretaria fue providencial» consigues lo mismo pero lo dejas todo explicado. Con el caso de Meyers no tengo problemas pues en la misma frase, al hacer alusión al uniforme, nos dejas claro su pertenencia a la policía. Pero bueno, no me lo tengas en cuenta. El trabajo es de una gran calidad y seguro que conseguirá un muy buen puesto. Enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

    1. Toda la razón. La secretaria es irrelevante, un mero accesorio para situar la acción en el despacho y para dar pie a la entrada del matón. Sobra ese nombre, sin duda, y es hasta contraproducente como bien dices. Es solo un detalle, pero hay que cuidar los detalles!!
      Añado una reflexión: la importancia de los nombres. Scott Fitzgerald, en El Gran Gatsby, dedica un largo párrafo a relatar los nombres de los asistentes a una fiesta. Nombres que apenas se vuelven a utilizar, pero que describen a la perfección a esos personajes de usar y tirar. Ese párrafo es una verdadera lección magistral, tiene más poder descriptivo que páginas y páginas hablando de indumentarias, rasgos e historias personales.
      Pero esos nombres cumplían una función, el de mi secretaria sinceramente, no. Y en 900 palabras, todas importan.
      Muchas gracias por tu acogida y por ese apunte tan interesante. Los halagos solo sirven para alimentar el ego, pero las críticas son muchisimo más valiosas.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      1. Corregido. Esa parte queda asi: «El grito de mi secretaria fue providencial. Tuve el tiempo justo de sacar mi pistola antes de que Kentucky atravesara la puerta».
        (Al añadir una palabra, tenia que quitar otra. «Entrara por la puerta» cambia por «atravesara la puerta» que, además, le añade intensidad a la acción. Dos mejoras por el precio de una! Gracias de nuevo!)

        Me gusta

  15. Fantástico, Isra. También yo te leo por primera vez y me ha encantado tu relato. Una historia muy visual con un tono muy logrado y unos diálogos estupendos, ágiles y muy naturales. Coincido totalmente con el comentario que te hace Isabel, una narrativa excelente. Felicidades y mucha suerte en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Marta. La vida me ha enseñado que no ambicionar los exitos te libra de las decepciones. Mi aspiracion es ser leído, compartir experiencias y sobre todo aprender. Si por el camino encuentras personas agradables, eso ya hace que todo merezca la pena.
      Un abrazo!

      Me gusta

  16. Una lástima la limitación de 900 palabras, porque nos hemos quedado con ganas de más. Excelente relato, narración, descripción, diálogos ágiles, ritmo excelente, y los ingredientes necesarios que dan como resultado un estupendo relato ‘noir’. Me gusta leer y que la lectura logre que vea lo que leo, tu relato es casi un guion de cine, nos sitúas en el espacio y tiempo y el resultado es pura maravilla. Felicidades! Saludos, Isra!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, soy muy de escribir rápido y de corrido, sin releer ni corregir, y tal vez el esfuerzo de ajustarme al limite de palabras haya provocado ese esfuerzo adicional. Lo anoto como lección aprendida: debo trabajar más, los trozos que van a la papelera pueden hacer mejores a los que se quedan.
      ¡Siempre hay algo que aprender!
      Un abrazo.

      Me gusta

        1. No te preocupes, te expresaste bien y lo entendí perfectamente, te lo agradezco mucho. No podía ser una crítica porque tú no sabes realmente lo que se quedó por el camino, pero piensa que las críticas son lo único que ayuda, son muy valiosas y siempre muy de agradecer. Hay que aprender, con cada texto, a cada paso. Palabras de aliento como las tuyas siempre motivan y en este caso además me han hecho reflexionar y darme cuenta de que debo trabajar más, que no puedo conformarme con poner el punto final y ya está. Las historias nunca están terminadas, siempre les queda otra vuelta… solo hay que decidir hasta donde se llega para no entrar en un bucle interminable de mejora , pero desde luego tampoco conformarse con una primera versión. Sinceramente, cero que no tu querias decir eso, pero me has hecho verlo, y por eso te lo agradezco tanto. Un abrazo!!!

          Me gusta

    1. Muchas gracias a ti por ese homenaje, y por el trabajo manteniendo mes tras mes esa iniciativa, que me parece muy interesante y recomendable. Dificil no sentirse a gusto.
      Un abrazo.

      Me gusta

  17. Hila Isra. Es la primera vez que te leo y estoy encantada de encontrarme con tan buena narrativa. Un contexto y texto adecuado al autor propuesto y a la peli icono, con guiños y reminiscencias incluidos.
    Título inteligente con doble acepción de «pajaro»
    Los diálogos son chispeantes, saltan del papel (de la pantalla).
    El cinismo y la ironía por bandera
    No podía faltar la mujer despampanante.
    Las descripciones a lo Hammet nos hace ver con claridad el escenario, escenas y personajes.
    La trama original, con la referencia a la pérdida de un Halcón Maltés.
    Y la resolución del caso, vertiginosa. (Me encantó la descripción Stendhaliana (rojo y negro), de la flor en el pecho de Violet.
    En definitiva, un relato de diez y medio, compañero.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario, certero, y por la extensión. Merece al menos el mismo esfuerzo por mi parte. Primero, una declaración de intenciones: yo entiendo este oficio como un proceso de aprendizaje continuo. Cada relato que lees es una ocasión de aprender (me lanzaré a por los vuestros), y cada uno que escribes una oportunidad para mejorar. En este caso era muy tentador hacer un cocktail con los clichés del género, centrados en Hammett y su halcón maltés. Pero esto tenía que tener una estructura, y 900 palabras limitan bastante. Mi reto particular era crear al menos dos escenas, con una economía radical de descripciones y cediendo espacio a los diálogos, fundamentales en Hammett. Di con la solución con ese párrafo del apretón de manos, recurriendo a la voz del protagonista como hilo conductor. Tenía que desarrollar el nudo de la trama y justificar el paso de una escena a otra. A partir de ahí, todo funcionó.
      Los ticks, te confieso que algunos son intencionados y otros casuales… el subconsciente a veces traiciona y otras ayuda. Por ejemplo, nombrar a los matones con nombres de estados; fue casual, y sin embargo le dan significado a la estructura de la banda: el jefe tiene nombre y apellidos, y a los gorilas, sencillamente, se les llama por el estado del que provienen.
      Ese cinismo, esa ironía que caracterizan al protagonista tanto o más como la cara de Bogart, tenían que estar, tenían que ser, pero con cierto grado de sutileza. Me dejé en la papelera una frase bestial, describiendo a la chica: «una caricia suya podía hacerte un tatuaje». Por el subconsciente andaba una bailarina balinesa, y creo que el lector lo podría haber recreado.
      El halcón maltés también tenía que estar, y esto era lo más difícil, hacerlo huyendo de imitaciones… no se me ocurrió otra cosa que rellenarlo de diamantes que, por cierto, forman parte de otro tick: Spades, Diamonds, Clovers, Hearts… y de ahí nace también el apellido del detective.
      Stendhal, otra casualidad, no fue intencionado, te agradezco que lo hayas señalado.

      Pero por encima de todo esto, me interesan mucho más los fallos que los posibles aciertos. Por ejemplo, no sé si los diálogos son suficientes para situar la trama adecuadamente; la propia trama tiene puntos débiles, lo más fácil hubiera sido usar los correos para enviar los diamantes sin tener recurrir a semejante artefacto. ¿Porqué no siguieron directamente a la chica? No se reflejan claramente las motivaciones de la chica. Los tiempos no quedan bien definidos… ¿Cuándo van al despacho es aún de noche u ocurre al día siguiente? En fin, estas y otras cuestiones son la clave para mejorar, y desde luego son siempre las opiniones que más agradezco.
      Un abrazo, Isabel, y muchas gracias por tu crítica, que a pesar de centrarte en las fortalezas, me ayuda, por omision, a detectar las debilidades.

      Me gusta

      1. Hola de nuevo, Isra. No puedo centrarme en ningún fallo porque no lo encuentro. Quizás el final, aunque ingenioso, como te dije, vertiginoso, quizás me hubiera gustado que lo desarrollaras un poco más, o quizás fue que se me hizo corto por lo bien escrito que está. También comprendo que hubo que recortar por las 900 palabras propuestas, y que seguro se te quedaron en el tintero buenas frases.
        También te cuento que el lema de mi blog es que puedes hacer todas las críticas que quieras y en cualquier sentido, no es necesario decir desde el respeto. La mejor manera de crecer son las críticas sinceras y asertivas.
        Un gusto «hablar» contigo, y sobre todo, que compartas tus buenas letras.
        Hasta pronto, colega.

        Le gusta a 1 persona

        1. Criticar siempre supone un riesgo, porque puedes no llevar razón y porque nunca sabes cómo se lo va a tomar el otro. Y gracias a estos dos absurdos temores privamos a los demás del mayor regalo que podríamos hacerles: saber en qué pueden mejorar.
          Así que si tú me prometes ser despiadada con mis textos, yo te prometo que siempre me lo tomaré bien, que te lo agradeceré infinito y por supuesto que trataré de corresponder.

          Creo que esto podría ser el comienzo de una gran amistad….

          Me gusta

  18. Me encantó tu cuento, un verdadero homenaje a Dashiell Hammet. Fluye como un borbotón de negra sangre del que quiero conocer su origen e investigar a fondo. Felicidades, y mucha suerte en el concurso. Saludos afectuosos.

    Le gusta a 1 persona

  19. Si tú te quedaste atrapado por el reto, yo me quedé atrapada por la trama, por las imágenes en blanco y negro que desfilaban ante mi, por el ritmo, por los detalles.
    Me encantan los juegos de palabras que siempre nos induces a encontrar: Vermont, Nebraska y Kentucky. Y también la imponente Violet O´Hennesy, que me trae reminiscencias de la Brigid O´Shaughnessy. ¡Vaya con las irlandesas!
    ¡Me gustó mucho tu relato, Isra! El negro te sienta muy bien. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Has captado la intención! El tema era Dashiel Hammett, así que he tratado de hacer guiños al su novela, como bien has visto. Esta también el nombre del detective, Max Clover que deriva se Sam Spade, y los escenarios, tanto el despacho de Spade como el Vermont que no podía describir bien, pero era ese club de El Sueño Eterno. El machismo implícito de esas primeras frases, creo que también tenia que estar, pues está en la esencia del personaje… La verdad es que este genero me encanta: Hamnet, Chandler, y sus encarnaciones en Bogart y esa Lauren Bacall que para mi gusto era el summun de la feminidad y la belleza… en fin, como pez en el agua. Vi el reto por casualidad, y ¡de cabeza! Lastima que 900 palabras no daban para mucho, pero he disfrutado un montón. Y mira que yo solo participo en Vadereto (jose, perdoname estos cuernos…), pero no podía resistirme.

      Muchas gracias amiga mía, bien visto, me alegra que te haya gustado. Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  20. Ahora que lo releo sin expectativas, descubro que los recortes han empobrecido el texto. La primera idea se convirtió en mil quinientas palabras, momento en que dudé entre dejarlo así y presentarlo fuera de concurso, pero eso me pareció demasiado pretencioso. Opté por recortar, y eso solo le funciona a los malos gestores. La tijera se ha llevado por delante frases importantes que situaban la trama y parte del carácter de mi detective. Tal vez, al final, lo pretencioso ha sido querer concursar. No lo se. El caso es que me he divertido, y eso es lo que me importa.
    Gracias y abrazos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s