¿Son las dudas genéticamente compatibles con las sombras?


Hoy estuve contando estrellas. Lo sé: es de idiotas y soñadores. Lo primero, en mi caso. Me preguntaba si estaban en el lugar correcto, es decir, si tal constelación no tendría por qué ser así, o si aquella enana blanca del fondo no merecería quizás mejor compañía. Si así era como se debían agrupar las muy cabronas o solo obedecían a afanes y caprichos. Si las estrellas se tomaban muchas molestias para aparcar. Si estaba mirando al cielo correcto. Y si todo eso, en realidad, importaba.

Me fui a otra dimensión. Bueno, antes me fumé un cigarrillo. Por cierto, ¿te molesta el humo? He procurado ventilar bien el texto pero siempre queda algo. No sé. Un poco de olor a prohibido.

Entré, ya digo, en esa dimensión. Me recibieron con mucha facilidad. Ya, Groucho, ya. Yo solo quería echar un vistazo. Aquello era, ¿Cómo explicarte? Imagina un planetario donde se estuviera celebrando el cumpleaños del hijo del dueño de una fábrica de bengalas y en ese momento acudiera volando un enjambre de luciérnagas. Pues más todavía. Demasiadas estrellas. Todas falsas.

De nuevo en mi cueva, pensé. Lo sé: es de idiotas y soñadores. (Cuidado, vuelve, esa coma era importante). Me di cuenta de que si quería ver las estrellas solo tenía que salir, y solo debía apuntar bien con la mirada, y solo precisaba girar la cabeza al compás del baile eterno de las constelaciones. Solo necesitaba buscar las mejores horas, los días despejados, huir de las nubes. Jugar su juego. Seguir sus reglas.

Mientras que allí dentro, por mucho que lo deseara, jamás iba a entrar ni una mísera estrella. ¿Quién llevaba razón entonces, ellas, que están en el cielo desde el principio de los tiempos o yo, un pobre soñador y además idiota, escondido en su jodida cueva? No lo sé, y el caso es que me da miedo preguntármelo porque creo que conozco la respuesta.

No supe pues decidir si me importaban las estrellas o si me importaba que me importaran las estrellas. Le di muchas vueltas. Hasta que me di cuenta de que en mi cueva había sombras. Sí, Platón, sí. Sombras, sabes de lo que hablo. Las crucé con mis dudas, por si les daba por parir, y desde entonces ando en tales ganaderías.

Ahora me hago otras preguntas que, esta vez sí, importan más que las respuestas.

3 Comentarios

  1. La importancia de hacerse preguntas, Isra. 😜
    Yo también soy de mirar al cielo, aunque normalmente porque me queo embobao.
    Siempre he sentido curiosidad por las estrellas, pero he sido incapaz de localizar más allá de un par de ellas. Entre que soy muuu corto de vista y que me pierdo en tanto “espacio”. 🤷🏻‍♂️
    Me ha encantado esa disertación astrofísica. Porque hay mucho mensaje por ahí entre líneas, entre las luces y las sombras.
    Y se ve que también le das bien a la prosa poética. (Si es por lo que estabas fumando, dame la receta amigo. 😝)
    P.D. El comentario anterior está incompleto. Los dedos dormidos, tan temprano, le dieron al enter antes de tiempo. Si lo quieres borrar dale con la mopa.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tras pulsar la estrella de tu comentario vuelvo a mis queridas sombras. 😉

      Prosa poética. Eso tiene un nombre, Juan Ramón Jiménez, y son palabras mayores aunque hubiera quien creyera que eran palabras para niños.

      Y como de niños va el asunto, el de la foto, estoy envuelto en esa marisma para mis próximos deberes. A años luz de mi ilustre paisano, como es natural, pero es que en cuanto vi la foto, vi la historia. Y las palabras, mayores si se puede, mandan en este caso.

      Ah, y cuidado con mirar al cielo: a la mayoría de la gente le acaba doliendo el cuello, pero a algunos nos duele la tierra, que es peor.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s