Emociones en 50 palabras: Junio 2020.


Un mes más estamos con el reto Emociones en 50 palabras de Sadire, que nos ha puesto los siguientes deberes para Junio:

undefined

Como siempre, se trata de armar un texto de máximo 50 palabras sobre esta imagen. Y yo esta vez he querido hacer algo distinto. Lo habitual es hacer una microhistoria, un poema o expresar una opinión, pero se puede recurrir a cualquier género. Cincuenta palabras no dan para mucho, pero siempre se puede hacer algo. Además de esto, Sadire valora que el texto transmita emociones, pero no especifica qué emociones.

En estas condiciones, nada más contemplar la imagen sufrí un shock, el mismo shock que me produce cualquier cadena de televisión cuando estoy realmente enganchado a una peli y me sueltan un zasca de siete minutos de publicidad. Efectivamente, nada más ver esta imagen mi mente protestó con un sonoro “!Joder, un puto anuncio!” (Mi mente suele ser muy mal hablada).

Pero eso, lejos de desanimarme, me sirvió de inspiración. ¿No es acaso el publicitario también un género, por mucho que no haya dado nobeles de literatura? ¿Cuánta publicidad leemos al cabo del dia? ¿Qué dosis ingentes de creatividad no aportan los publicistas creando verdaderas historias con una imagen y unas cuantas palabras?

Y, sobre todo, ¿Acaso no se trata aquí de crear una historia con una imagen y unas cuantas palabras? El género es perfecto para este reto. Pero tiene sus reglas.

Contando con tan pocos recursos, la publicidad los explota y rentabiliza al límite: cada segundo cuenta, cada pixel cuenta, cada palabra cuenta. No bastaba pues con escribir un texto y ponerlo debajo de la imagen, como solemos hacer en los blogs. Tenía que introducir el texto en la imagen, jugar con los tipos de letra, interlineados, párrafos… en definitiva, que el reto de este mes lo he escrito con el photoshop.

Por último, estaba mi toque personal. No me valía con hacer publicidad, y tratar de despertar alguna de las emociones que maneja este mundillo (interés, deseo, envidia…). Estaba también mi sello, ese sentido del humor tan borderline que traigo de serie y que a veces pasa tan desapercibido que no consigue ni que me echen de los bares.

Pues ya veis, esta es la historia de mi historia para este reto. A continuación tenéis la propia historia que, cosa extraña, es mucho más breve que su presentación. No es casualidad: de alguna manera tenía que vengarme por no poder escribir más de cincuenta palabras. ¡Ni que te las cobraran como en los telegramas, hija!

Titulo: ¿Quien dejó entrar a ese idiota en el brainstorming?

undefined

9 Comentarios

    1. Por lo menos es diferente! En este reto de la amiga Sadire trato siempre de pisar las líneas rojas pero sin romper ninguna. Ella merece el esfuerzo, durante meses ha sido el único motivo para intentar escribir algo. Es un primor. Apuntate al reto, es divertido y da pie a intentar buscarle muchos pies al gato👍👍

      Le gusta a 1 persona

      1. Creo recordar que participé en uno hace tiempo…y justo eso….”tiempo” es lo que me falta para hacer tantas y tantas cosas que me gustaría pero bueno…A ver si saco algún ratillo y participo en alguno!! 🤪

        Le gusta a 1 persona

  1. Te lo agradezco, y te creo porque también me dices lo malo (y es lo que más te agradezco). Y sobre todo te agradezco tu reto, es un estímulo para intentar hacer algo diferente todos los meses. El humor es de lo poco que no podrán quitarme nunca, y mira que se empeñan…
    Un abrazo compañera.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s