Microcuento Reversible.


La negra y angosta entrada del agujero de gusano le atraía de forma irresistible. Redujo la velocidad. El circulo parecía demasiado estrecho. Tenía que reducir la envergadura de alguna forma. Retrajo las antenas, plegó las alas y se sumergió en su interior. Una oscuridad primordial lo envolvió. El tránsito era sinuoso, laberíntico, pero de alguna forma seguía avanzando sin rozar siquiera las paredes. Pronto perdió el sentido de la orientación. Vueltas, revueltas, recodos, tramos entrelazados, oscuras cavidades que sugerían trayectorias desconocidas y aquella sensación omnipresente que embotaba su entendimiento. Tal vez no podría salir nunca de allí, atrapado por siempre en un extraño conducto donde el tiempo parecía no transcurrir. Algunas minúsculas eternidades más tarde pudo atisbar una brizna de luz que se abrió paso entre la penumbra. Cada vez se hacía más y más grande, hasta que por fin el túnel desapareció. La luz de aquella nueva realidad le cegó, pero de alguna forma supo que ya había salido. Estaba salvado. Mientras escapaba a toda velocidad de la pavorosa singularidad no se concedió siquiera un instante para pensar en qué era aquello o quien la había puesto allí. Le apremiaban otras urgencias. Pronto tendría que regresar y apenas había recogido un poco de néctar.

(Lo he llamado reversible porque una vez que llegas a la última palabra resulta que puedes ponértelo del revés, volverlo a leer y tal vez sigue teniendo sentido…)

3 Comentarios

  1. Lo del insecto y el gusano si lo he “visto” pero la nave espacial no…Debe ser como lo del sombrero y el elefante de El Principito. Como ya soy una persona grande y no miro con ojos de niño no vi el elefante escondido dentro del sombrero… 😔

    Le gusta a 1 persona

  2. No sé si es porque la semana ha sido “intensa” o porque es tarde y tengo las neuronas dormidas ya pero lo de “reversible” no lo “veo” 🙄

    Todavía estoy dándole vueltas al coco a ver dónde se ha metido el insecto este…!! 🤪🙉🤗

    Le gusta a 1 persona

    1. En realidad trata de un insecto que atraviesa una manzana por un agujero de gusano, y como eso solo queda al descubierto al final, o eso intenté, admite una segunda lectura sabiendo ya de que se trata en realidad… pero me temo que el truco se ve desde el principio y nadie piensa en una nave espacial recorriendo el universo. Supongo que hay que leer a Carl Sagan (Contact) para caer en el engaño.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s