Palmeras.

Inmóvil procesión contra Galileo,

de cinturas eternas y copas lánguidas,

piel agreste pero sonrisa dulce,

esbeltas,

disciplinadas en vuestra marcha al infinito.

Vosotras, testigo de mis pasos,

sabéis de la soledad entre multitudes.

Vosotras, como yo, os doblegais al viento,

firmes las raíces, gráciles los tallos, agitadas las ramas.

Vosotras acariciais las brumas.

Vosotras, del mar cercanas,

desafiaís al tiempo

en vuestra piel de escamas.

Vosotras que habláis con el sol,

Decidle de mi búsqueda.

Pedidle más luz.

Sombra para mis desvelos,

claridad para mi alma.

Para ser honesto no es una poesía. Tan solo he troceado unos párrafos que escribí, sentado en la acera, después de hacer la foto, mientras esperaba a no se quien para no se que asunto de trabajo.

Si hubiera rima es fruto de la casualidad, en cuanto a la métrica, ni esta ni se la desea. Y apenas dice nada. No, no es poesía. Parrafos troceados, poco más.

5 Comentarios

    1. Respice post te! Hominem te esse memento! «¡Mira tras de ti! Recuerda que eres un hombre» 

      Yo eso lo traigo de serie aqui en la nuca, y no veas como me riñe!!🤣🤣

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s