Creando un buen villano gay.


Estoy pensando en crear un villano gay para una historia de fantasía. Si me preguntaras ¿por qué?, te respondería ¿y por qué no?

Ahora bien, ¿cómo hacerlo sin caer en tópicos y, sobre todo, sin que las razones de su maldad residan en su condición sexual? Es complicado.

Vamos al principio, y el principio es la motivación del villano. Los malos no son perversos porque si (salvo en las malas historias). Su perversidad ha de tener un fundamento. Algo que desea con intensidad, ya sea dominar el mundo, vengarse, compensar complejos o nadar en la abundancia. Ser malote no es un fin, sino un medio. Así que mi villano gay ha de tener una motivación fuerte, y esta no puede ser de índole sexual. Ya vamos teniendo algo.

Segundo: los buenos villanos tienen principios. Ah, si, los tienen. Que no encajen con los tuyos es otro asunto, pero los tienen. Esos principios los hacen poderosos, creativos e interesantes. Y esos principios marcan un esquema de conducta. Mi villano tendrá principios, y no estarán condicionados por su sexualidad. Vamos avanzando.

Tercero, los grandes villanos poseen condiciones superiores a los héroes. Vaya que si. Son más inteligentes, más creativos, más perseverantes… los villanos crean las tramas, definen estrategias, perseveran, provocan los sucesos, mientras que los heroes se limitan a reaccionar. Los villanos son firmes en sus convicciones, no dudan, no sucumben a luchas interiores (salvo que el autor quiera redimirlos) y no flaquean en sus empeños, mientras que los heroes son bastante endeblitos por aquello de que el autor busca que nos identifiquemos con ellos y para despertar nuestra empatía los lastran con debilidades e inseguridades. Mi villano gay va a ser un maquina, pero no por su homosexualidad. Esto, mola.

Los villanos lo tienen siempre todo muy claro, mientras que el héroe se encuentra siempre con ese momento en que tiene que tomar una gran decisión, y siempre decide por la que le supone un mayor sacrificio. El villano es pragmático por definicion, mientras que el héroe no pasa de idealista con ínfulas. Mi villano será ejemplar en esto, por encima de tópicos y prejuicios.

Resuelta la ética, falta la estética. ¿No seria feliz mi villano con ese look gótico, esos peinados de ópera rock y esas uñas a lo fumanchú en los últimos capítulos? Pues no. Topicazo. Mi villano será sobrio, en su contexto, para evitar que el héroe se parta la caja al enfrentarle. Inspirará temor, como es su obligación de buen villano, pero no risa. Fuera estridencias. Al cuerno las chorreras y los looks estridentes. Me cuadra mucho más rollo gladiador, marcando tableta, con su buena dosis de cueros y remaches.

Entonces, ¿dónde está el rollete gay del muchacho? Pues… dice una regla de oro que no hay que contar, sino mostrar. Y aquí estará la diferencia.

¿O acaso esperabas que mi villano gay le atizara al héroe con el bolso? Eso, aparte de un topicazo, seria una falta de respeto, y yo lo que quiero es homenajear al mundo gay dándole el papel más importante de mi historia.

Porque yo, no se si lo has notado, soy muy de villanos. Que le voy a hacer, ¡¡¡conozco tantos!!!

19 Comentarios

  1. T-Bag de Prison Break, es un sociópata, aunque realmente veo innecesario remarcar la condición homosexual del personaje.
    Nadie remarca la condición hetero de un personaje, se va viendo en la misma trama.
    Hay personajes de gay realmente maravillosos como el de Frank Underwood, en House of Cards, un villano horroroso, pero sin remarcar su tendencia gay.

    Un beso Isra.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, lastima que no consumo series (ni tv en general) y me pierdo grandes cosas.
      Pero entiendo lo que me quieres decir, digamos que la homosexualidad debe ser una circunstancia, no el motor de una trama. Pero marca al personaje, y eso es lo que me importa del caso.

      Le gusta a 1 persona

            1. De alguna manera me lo imaginaba. Yo también he estado desconectado, pero lo intuía, y no quería decirte nada porque se que los recuerdos, cuando son recientes, aún traen dolor.

              Pero el tiempo los va puliendo y se desprenden poco a poco de esa pátina para volver a brillar. Y un día descubres que puedes pronunciar un nombre sin que duela, y que puedes ver una fotografía sin que se te empañen los ojos, y todo vuelve a tener sentido. Cuando llegas a ese lugar de tu vida las preguntas ya no necesitan respuesta, el desconsuelo se transforma en esperanza y la vida se llena de nuevo de presencias, de calor y de ternura. Nunca deja de doler, es cierto, pero llega un día en el que el dolor compensa, es un pequeño precio a pagar para no renunciar a todo lo vivido.
              Y yo creo que al final prevalece siempre una verdad, y es que amar significa procurar la felicidad del ser amado. Tu chico te amó y desea que seas feliz. Llena tu mente con este pensamiento tan sencillo, amiga mía, y deja que ilumine tu vida.

              Perdóname si te he dicho esto cuando a lo mejor no lo necesitas y desde luego no me lo has pedido. Pero es lo único, y lo mejor, que puedo darte, junto a un abrazo.

              Le gusta a 1 persona

  2. Hola, Israel:
    No me ha quedado claro. ¿Quieres crear un villano homosexual o un homosexual que luego resulte villano?
    Entiendo que en el segundo caso contarías con el factor sorpresa a favor, un tipo de giro ^^
    Por otro lado, me ha encantado ese matiz en cuanto a que será un máquina no por ser homosexual sino por la villanía en sí.

    Un saludo 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Carlos. El orden de los factores no lo tengo muy claro, estoy dándole vueltas al asunto. Creo que debo empezar por el principio, darle un pasado y encontrarle una motivación. A partir de ahí, tiene que crecer con la propia historia, pues será quien genere conflicto.
      Y si, la villanía, la maldad, es el verdadero motor de la acción. En estas historias la maldad es proactiva, y la bondad reactiva. En una historia de superación el héroe va superando obstáculos que simplemente existen, pero en una trama de fantasía con enjundia tiene que existir un plan, una estrategia urdida con fines abyectos que el héroe ha de desbaratar.
      Muy maniqueista, ¿no? ¿Donde queda la profundidad? ¿Donde la condición humana, ergo imperfecta, de los actores?
      Ese es otro reto, más serio aún que el del villano gay: Hacerlos humanos. Contradictorios. Con dudas, con conflictos, con momentos brillantes y otros aciagos.
      Vaya, estoy divagando, perdona amigo, necesito centrarme…
      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Pues mira si Dumbledore de Harry Potter era gay, o así lo concibió la escritora aunque los lectores de enteraron mucho después, por qué no vas a hacer tu un villano gay?
    Me quedo con todo lo que dijiste sobre un buen villano, que tiene su motivación, que lo tiene todo muy claro, es que la verdad es que.los villanos son fascinantes si se hacen bien.
    Mucha suerte y feliz creación.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias. Alguna vez alguien debería escribir una historia en la que el bien urde planes y el mal los combate… ¡ahí va! ¡si eso es lo que nos pasa todos los días!!
      Un abrazo!

      Me gusta

  4. Pues aquí la única duda que me asalta es: si no provoca su maldad, ni su forma de actuar, ni se va a notar justificando alguno de sus actos…¿por qué tenemos que saber cuál es su condición? Quiero decir, se puede nombrar si el texto lo necesita pero, ¿qué más da?
    No sé si me he explicado…🤦‍♀🤦‍♀

    Me gusta

      1. Te entiendo. Los villanos y villanas que conocemos no lo son por ser hombre o mujer, eso solo condiciona su comportamiento, no lo provoca.
        Tampoco causa su maldad la forma en que visten, o sus hábitos sexuales. Si yo cruzara esa línea, situaría la maldad en la homosexualidad, no en un homosexual concreto.
        Ahora bien, me parece importante asignar un rol no estándar, no estereotipado, a un personaje gay. Que no haga de loca, ni sea una historia de superacion, solo que sea un villano, y que sea gay como podría haber sido hetero.
        En ese contexto, si que se abren posibilidades creativas que no son sexistas. Al contrario, normalizan. ¿Por qué no ha de ser una mujer albañil, un hombre azafata o un gay villano?
        Y ahora viene lo bueno, y es un topicazo, pero inevitable: un villano con la fuerza de un hombre y la inteligencia de una mujer…. ¡Vaya! Me seduce. Tiene posibilidades interesantes, y siempre, insisto sin asociar la maldad a su condición.
        ¿No hay un riesgo inherente en meterse en este berenjenal? ¿Donde acaba la sutileza y empieza el prejuicio? ¿Como hacer que sea bueno el propósito de hacer malo a un gay?

        ¿No me ayudará a mi mismo este esfuerzo para despojarme de mis propios prejuicios? Eso espero. Los tengo, y me los quiero extirpar. Y este es el verdadero propósito.

        Le gusta a 1 persona

      2. Mira, amiga, con esta historia me pasará lo de siempre, la dejaré a mitad, me frustrare porque me atasque o no tenga tiempo o vaya usté a saber. Pero si me obligo a meterme en la mente de un gay, y a comprenderlo, y a cambiar ciertos prejuicios que arrastro, entonces, aunque solo escriba dos putas palabras, habrá merecido la pena.

        Le gusta a 1 persona

        1. Siempre merece la pena, de eso no tengo duda, aunque acabe en la papelera (espero que no). Y sí, entiendo lo que quieres decir y cuál es tu objetivo. Vale, pues me pongo en situación y agradezco que el gay villano en cuestión tenga tableta, sea masculino, inteligente, pragmático y malo malísimo. A ver qué te sale…

          Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s