En días extraños.


Hay días en que no me soporto. Mis defectos salen en manifestación. Mis vicios se alborotan. Y hasta mi sombra me da distancia, avergonzada, y camina un par de metros tras de mí como las mujeres de los japoneses.

Días de no haberse levantado, y da igual con que pié no lo hubiera hecho. De borrasca interior. De pensamientos en la escala Richter. Días en que no tienen sentido ni los carriles de la autovía.

Días con mil horas que no pasan.

En esos días, que los hay, desearía ser como un caracol para esconderme en recónditas circunvoluciones, y valdrían la pena baba y cuernos si, así oculto, el tiempo no me viera pasar.

Pero hoy no es uno de esos días, ¿sabes por qué? ¡No estaría escribiendo!

Así que, hala, a comerme el mundo, ¡aunque engorde!

(De mi octavo manual de autoayuda, “conocerse a uno mismo o saludar al idiota del espejo”).

6 Comments

    1. Es que tengo yo una cruz con las tildes que vaya tela. Yo creo que el diccionario de la rae tiene alopecia: en mis tiempos todas esas palabrejas llevaban tilde, y con los años se les han ido cayendo 😂😂😂
      Un abrazo! Mañana paso por tu tierra, te tiraré en besete desde Santa Fe!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s