Caca, culo, pedo, pis.


Se cuenta de un tal Eufemio, oficial encofrador de primera, que le cayó una viga del quince en el dedo meñique del pie y, estando el encargado presente, dijo córcholis y se fue para la enfermería como si nada.

Allí nació el eufemismo. Bueno, hay otras teorías, que todo hay que decirlo.

El eufemismo consiste por tanto en llamar a las cosas por su apellido cuando no hay cojones a llamarlas por su nombre. Dice mucho su uso de la hipocresía per capita de quien lo practica, y es tan ridiculo que en casos puede llegar a tal extremo que el oyente se parta el pompis de oír tantas gilipolleces.

Porque, por poner un ejemplo, en un mundo tan avanzado y abierto que hasta te ponen en la sobremesa un documental con dos antílopes follando y aquí no pasa nada, (¡que es horario infantil oiga! Y después le toca a uno contestar preguntas chungas a la hora de la siesta) resulta que actos tan naturales como cagar o mear hay que llamarlos de otra forma, como si la suciedad estuviera en la palabra y no el propio acto.

Evolucionemos: en el título de esta entrada he escrito la palabra pedo y, si acercáis la nariz, podéis comprobar que no huele, cuando más de una vez al entrar en un ascensor os habrán dicho educadamente unos buenos días que si que olían a cañería.

Pero así somos, esclavos del escrúpulo, sodomitas de lo políticamente correcto, que damos más importancia a lo que decimos que a lo que hacemos.

Ante todo, lo importante es que no se note. Esa es la divisa, ese es el precepto, y por eso podréis ver en los ambulatorios que la gente lleva los botecitos con las muestras para los análisis envueltos en una servilleta, como si no estuviera claro que el regalito es una mierda.

(Se comprende que los médicos no inviten a sus pacientes a sus cumpleaños).

Pero la estupidez se eleva al grado más alto cuando se institucionaliza. Recuerdo que algún amiguete que hizo la mili (yo mandé un jamón a tiempo) me contó que uno de los mandos se metió un carajazo al salir del cuartel y como resultado ¡arrestaron al escalón! No hemos avanzado mucho: hoy día si se te ocurre decir marica, mariquita o maricón, aunque solo sea para afirmar que estas palabras están amparadas por la RAE, te cae encima la mundial, como si el delito estuviera en esos vocablos, en vez de en discriminar a las personas por su condición sexual.

Así que en estos hay que tirar de los términos políticamente correctos de moda, no sea que algún gay presente te zurre con el bolso. Cuando, lo más curioso de todo es que da gusto oír hablar entre ellos a algunos de mis amigos gays, pues se dicen guarra, parguela, sarasa, bujarrona, puton, maricona o mariconazo unos a otros sin complejos ni tapujos, porque se ve que tienen bula para usar términos que a los heteros nos están vedados.

Y no es que me preocupe esta doble moral que considera ciertas palabras ora graciosas, desenfadadas y folklóricas, ora ofensivas, homófonas e hirientes, según la condición sexual de quien las pronuncie. No.

A mi lo que me jode es que le dieran el Nobel de literatura a Bob Dylan cuando el tío usa un idioma tan ramplón que la mayoría de palabras no tienen género y, claro, ¡así cualquiera!

Anuncios

10 Comments

  1. Hola Israel hoy me has echo el día, sobre todo con este animo. Lo cierto es que las palabras significaran algo dependiendo de como se digan, quien las dice, y como sean interpretadas. A mi me gusta sin filtro pero con diminutivos aunque en ocasiones ni modo no falta la formalidad. Gracias me sacaste una sonrisa. Besos Muak

    Le gusta a 1 persona

  2. Por estas latitudes donde vivo la escatología es le reina de la fiesta. En el Belén de Navidad ponemos un pastor cagando, los niños hacen cagar regalos a un tronco de pino al son de, caga Tió, y una buena mierda de mazapán no puede faltar para navidad.
    Pero sí, hay mucho remilgo y poca sinceridad…

    Le gusta a 1 persona

  3. Esa letanilla es la que aprenden los niños enseguida y para ellos es el colmo de los tacos.
    Lo de hablar y no llamar las cosas por su nombre viene de antaño, creo yo, a todos nos enseñaron que es más fino hacer caca que cagar, aunque hacer de vientre y hacer del cuerpo también se las trae… y que suena mejor hacer pis que mear. Aunque lo del pis se use menos cuando somos mayores, simplemente decimos, me voy al baño.
    Hay muchas palabras que parecen vetadas, pero yo creo que eso se acabará algún día.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Todo tiene su medida, creo yo. Hay momentos en que sí, y otros en que… a lo mejor. Pero la educación no está reñida con la integridad.
      Mucho más groseros, escatológicos y fuera de lugar me parecen a mi ciertos comportamientos que nos imponen los medios de comunicación, especialmente los de la prensa de la víscera, que nos venden como ídolos a personas cuyo único mérito es haber estado en el momento justo en el lugar adecuado, coincidiendo que ese lugar está entre las piernas de otro/a famosa/o.
      Un abrazo, Estrella!!

      Le gusta a 1 persona

  4. No estoy tan de acuerdo con lo que escribes en este post.
    Que existe una hipocresía con lo que hacemos y decimos, es así, pero corres tan rápido, cortas tan al bies, que criticas hasta que en los ambulatorios se tapen los frascos con el contenido…
    Yo diría que hay libertad para muchas cosas y resguardar la intimidad lo considero necesario
    ..Que todos saben lo que hay en los frascos; todos tenemos culo, y no por eso lo llevamos al aire.
    Aunque en la playas de mi país se pueden ver muchos en diferentes estados.
    No me agrada llegar de improviso a tu blog, a disentir con lo que dices, cuando muchas veces te leo y no comento, pero quiero decirte que no le temo a las palabras, no uso sucedáneos…
    No son buenos lo extremos, a mi modesto entender.
    Hasta pronto y un abrazo desde el río ancho como mar..

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues a mi me encanta que no estés de acuerdo, y que lo expreses tan bien. Claro que sí, de eso se trata, un sano debate se basa en diferencias de pareceres, no en estar de acuerdo con todo.
      Reconozco que se me ha ido la mano con la marranada esta del ambulatorio. Es una reminiscencia que tengo, un juego perverso al que jugamos a veces cuando nos tocan en suerte largos minutos en las salas de espera. Adivinanza: ¿Sólido o líquido? Nunca sabrás la respuesta, pero es divertido imaginarlo. Un poco guarrete, lo se, pero a mis nenes les aterran las agujas, y con tonterías de este tipo les ayudo a pensar en otra cosa para pasar el rato.
      Pero tienes toda la razón, una cosa es hablar con tapujos y otra exhibir lo desagradable.
      Un abrazo, ¡y no dejes nunca de disentir conmigo! ¡Me encanta!

      Me gusta

  5. A mí también me jode mucho la hipocresía de este mundo. Me pone de los nervios que censuren el sexo, por ejemplo, como si fuera algo malo; pero que, en cambio, nos bombardeen a diario con películas de violencia -que, por cierto, son llamadas con el eufemismo de acción, cuando follar también es una acción-. La violencia no es que esté en los informativos -algo que es normal, ya que en esos programas se comunica al pública lo que ocurre a nivel mundial (o, al menos, una mínima parte, siempre sesgada), y la violencia es una parte muy importante, por desgracia-; es que está en las películas -y éstas emitidas a cualquier horario-, en los dibujos, en los juguetes de los niños. ¿No será que interesa formar una determinada clase de gente.

    Le gusta a 1 persona

    1. Puede, pero no quiero derivar de la crítica social a la política. Porque la igual no se consigue buscándole el femenino a todas las palabras, sino dandoles valor y poder a las mujeres: todos nuestros partidos están dirigidos por hombres: si tanto lucháis por la igualdad, ¡cededle el sillón, coño!
      Pero nos pueden las formas, y el fondo es el de siempre.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s