Un jaicu de esos.


Mira que te diga: soy andaluz (se pronuncia andalú) y sin embargo no me gusta el flamenco. De hecho, yo soy bastante más de la avutarda, que no es tan estirada.

Aun así, reconozco que hay cositas que se me quedan. Como estos versos de una bulería que una vez le oí a Juan Luis Cano, aka gomaespuma, y que a modo de haiku (se pronuncia jáícu) traigo hoy a riesgo de que mi amiga y casi paisana me corra a boinazos:

“Mira si estamos contentos

quel pito de la olla exprés

no para ni un momento“.

Porque una cosa es que no me guste el flamenco (como corresponde a la anomalía etnográfica que es uno), y otra bien distinta que sea un malaje y un saborío.

Vaya pues este jaicu por los cabronazos que tengo por amigos que me están amargando el día vía whatsapp quedando para la feria cuando uno, muy a su pesar, está empujando sin parar rollo Sísifo para que el mencionado pito no deje de dar vueltas.

Eso si: llegará mi hora, y entonces, ¡hasta el agua de los floreros!

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s