A su ilustrísima, barón de Mauvaise foi è gras de La Piara.


Ilustre amigo, o me atrevo a decir pariente.

Repuesto ya del infausto viaje de regreso, me dirijo a vos con renovadas fuerzas pese a la indisposición que nos ha tenido atado al excusado en las últimas jornadas. Seguid mi consejo y no abuséis como yo hice del cochinillo, ilustrísima, que cuando se malpaga produce acidez e incómodas flatulencias.

He de referirme en primer lugar a vuestro quijotesco interés por nuestro molino. Habéis de saber que poseo el predio solo en usufructo, pues la herencia de la tía abuela Hermengarda, baronesa de Marmolejo y Malcorpiño, está sin resolver por un problema en las lindes, siendo que todas sus tierras ahora pertenecen en su mitad a Bujalance y en su otra mitad a Montoro, y aunque como podéis imaginar damos ya estas últimas por perdidas, estamos por salvar las otras de los embates del fisco.

En cuanto al mentado molino, aunque queda bastante lejos de Montoro, quién sabe si también terminará volando. Ahora mismo lo tenemos alquilado a una buena familia, probos descendientes del zar Alejandro, nobles venidos a menos quienes, a cuenta de una vieja deuda, poco menos que una fruslería, nos exigieron el uso del molino, y nos, pacífico por naturaleza, no tuvimos más coj… remedio que cederlo.

Hemos enviado al mozo varias veces con nuestros mejores deseos, de echarlos se entiende, sin éxito. Nos cuenta que siguen allí y que al molino no se le conoce industria alguna. No se ven carros ni trigo, aunque algo de harina si que hay, pero por alguna extraña costumbre zarista éstos no se la comen, sino que la huelen con cierta asiduidad. Se ve que estos desmañados no conocen el rapé, ilustrísima, y los pobres se apañan como pueden con esos polvos.

Eso sí, lo tienen todo muy bien cuidado, e incluso hemos visto, cuando hemos pasado por la carretera de noche, que han tenido la simpática ocurrencia de iluminarlo con unas potentes luces rojas. Estos bromistas engañan así a los camioneros que salen de la nacional IV y aparcan allí, atraídos como mosquitos por esas luces.

Como veis, mal podemos cederos el molino, ilustrísima, cuando es complicado echar de allí a estos camaradas, dado lo incontestable de sus argumentos, y la posibilidad de que, aún estando el predio en Ciudad Real, a la postre acabe perteneciendo a Montoro.

Pero no ha de quedar vuestra deuda insatisfecha, pues os propongo resarciros con creces de vuestra inversión. Sabréis de Chuchita, nuestra sobrina, que pronto acabará sus estudios en el internado. De hecho está terminado ya su tesina; la niña es un portento: esta haciendo por sí sola un proyecto, como en las carreras técnicas, pero relacionado con las humanidades, y creemos que por eso lo llaman proyecto hombre. Pues bien, acabados estos estudios la tendremos de vuelta en casa, hermosa como una amapola, sana como una pera y casadera como una novicia arrepentida.

No se me ocurre mejor partido para vuestro vástago Adriancito, a quien seguramente podrá meter en vereda y lograr que deje esas malas compañías tan froilanescas y se convierta en hombre de pro. Chuchita es chica sencilla y hacendosa, tan ahorrativa y conformista que solo pide saldo para el movil cada tres o cuatro minutos, y como vos tenéis fibra en el palacete, fácil os lo pongo, con un poco de wifi la tendréis comiendo en vuestra mano.

Nuestra Chuchita es una verdadera joya; no imagináis cómo ha cambiado en el internado: es toda una mujer, tan bien dotada que estamos convencidos de que no necesita ni dote, pues comprenderéis que emparentar con los destrío ya es suficiente blasón, y así, enjugada la deuda con el casorio, por demás nuestras casas tendrán lazos permanentes y estables de por vida. ¿No es mucho mejor trato que ese asqueroso molino?

Convencidos de vuestra conformidad con esta oferta irrenunciable, os vamos enviando ya el ajuar de la zagala, y a la sazón hemos dado instrucciones a Joselito de que vaya a recogerla al internado para que os la lleve directamente a vuestra mansión, sin pasar por casa que esto no es el monopoly, y en estando cuanto antes con vos seguro que en unos días se habrá convertido en la alegría de la casa. Dadle muchos recuerdos de sus queridos tíos, y decidle que ya pasaremos a verla algún día.

Ved que os confiamos, barón, lo mejor de nuestra casa. Esperamos que sea una hija para vos como lo ha sido para nosotros, y que la tratéis con todo el cariño que merece. Junto a esta misiva recibiréis un paquete con sus pertenencias más íntimas. Cuidad de entregadle todas sus cosas en buena hora, excepto la bolsa amarilla del ikea que es un regalo para vos: Es una singular camisa que nos dieron en el internado para que estuviera cómoda en casa cuando venía de vacaciones. Aunque no lo parezca, es de su talla. Leed bien las instrucciones: Se cierra con velcro por la parte de la espalda.

Quedamos pues a la espera de recibir las invitaciones a la boda, a la que por supuesto hemos de invitar a toda la flor y nata de la sociedad. Tenedlo bien en cuenta, no se si cabremos todos en vuestra mansión o tendréis que alquilar alguna de esas fincas tan de moda para celebrar la boda como la ocasión merece. Os puedo facilitar el teléfono de un catering que os hará muy buen precio.

Recibid un afectuoso saludo de vuestro, sin duda, próximo pariente.

 

4 Comments

  1. Preguntaos pues, ¿que fruto da el cruce de un marquesado y una baronía? ¿Son de aplicación las leyes de Mendel o las de Malthus?
    Aparte que el molino no daba mucho juego…
    De momento, id practicando con ese jubón que os hemos obsequiado: Mano de santo…

    Me gusta

    1. ¿Acaso no veis acacias en la sobremesa? Raro sería a vuestra edad. Allí no hay molinos, pero los guionistas les dan tantas vueltas a los mismos quesitos que los casan una y otra vez contra el mismo consorte… Que entiende uno para que sirven las fichas de personajes: se tiran al aire, y si montan dos, ¡boda!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s