De cero.


Esto de hacer programas tiene cierto parecido a hacer punto: relaja, entretiene, tiene su cosita, y también… tiene ese jodido momento en que te das cuenta de que no va bien y tienes que volver a empezar.

Digamos que estaba ya al 60%. Pero no iba. No me terminaba de convencer. Así que esta mañana lo he pensado bien y he decidido volver a empezar de cero.

No es frustrante. Para nada. El precio era seguir con un corsé de supuestos erróneos y malas decisiones. Esos errores ahora serán muy útiles y, por supuesto, gran parte del código es reciclable. Sobre todo la carrocería, porque el motor y el chasis los tengo que cambiar enteritos.

Pero sobre todo ahora sé lo que quiero y sé cómo hacerlo.

Por el camino he parido unas cuantas ideas: un nombre decente, contador de palabras, sinónimos en tiempo real, (gracias Sadire y Paloma por sugerir estas mejoras) y para el futuro un conjugador de verbos y puede que hasta un sencillo ciberfran que toque la campanilla con el drae en mano. Esto último será complicado, pero se puede hacer y creo tener una visión de cómo realizarlo.

Todo eso será posible con el nuevo planteamiento: antes no tenia buen encaje. Merecía la pena pararse y volver a la casilla de salida. Tardará más, pero será mejor.

Y ahora me vuelvo otra vez a mi mundo de ceros y unos. Perdón por ser tan críptico: si normalmente me explico mal, hablar de esto me cuesta mucho más.

Abrazos!!!

Anuncios

7 Comments

  1. Aunque puede que en un principio fuese escécptica en usar este tipo de programas, ahora creo que son necesarios y muy útiles. No se trata de acabar con la creatividad si no de disponer de una herramienta útil sobre todo para aquellos que no disponemos de la ayuda de una editorial que nos respalde y detecte errores de edición, puntuación o gramática.
    Disfruto escribiendo, dando rienda suelta a mi mente, a mis locuras. La tarea de revisión me parece tediosa y aburrida, así que bienvenido sea todo aquello que la haga más fluida o amena.
    Dicho esto, si no es mucho pedir, te aconsejaría:
    -Detector de repetición de palabras en poco espacio. (Que salte la alarma, nada de tener que buscar tu)
    -Ficha dónde se pueda consultar nombre y categoría de personajes, así como capítulos dónde más aparecen.

    Besacos, Israel!

    Le gusta a 1 persona

    1. Besacos también para ti y muchas gracias por las sugerencias, ya ves que las tengo muy en cuenta.
      -Repetición de palabras: ya tengo tres diccionarios: uno general, otro de sinónimos (60.000 de momento) y otro particular que se crea para cada libro. Ya Paloma sugirió una cuenta de la cantidad de veces que se repite una palabra, eso está en curso. Es fácil. Tiene sus matices: no es lo mismo repetir una preposición o un artículo (casi inevitable) que caer en el abuso de muletillas. Pero es buena idea: es una de las cosas que tiene que hacer el ciberfran (es un proceso que aprovecha los tiempos de espera para procesar reglas).
      -las fichas ya las tengo, están a la vista mientras se escribe, y no solo personajes: he creado un árbol de elementos jerarquizados: personajes, lugares, objetos, conceptos abstractos y lo que se quiera crear organizado en categorías que a su vez se agrupan. Se presentan en un árbol donde se puede filtrar y ordenar… y lo mejor de todo es que solo hay que crearlos: el programa detecta los nombres cuando se escriben y los asocia al texto; también se pueden asignar a mano, o, lo mejor de todo: se pueden crear los hechos que se van a desarrollar en la escena, y con eso ya se asocian todos los elementos involucrados.
      Por ejemplo: se crean los hechos:
      -Poirot encuentra una pistola.
      -La policía encuentra las huellas de la monja asesina en la pistola.
      -Poirot acusa al mayordomo.
      Y basta asignar esos hechos a una escena para tenerlos de guión, y a la vez se asocian todos los elementos (Poirot, pistola, la policia, la monja…) a la escena…

      Pero además, se puede recorrer la trama “investigación” y al hacer click en un hecho, se muestran los párrafos relacionados… de cualquier escena. Así se pueden detectar incoherencias, se puede “leer” una subtrama saltando a los párrafos donde se desarrolla…
      y todo con un par de clicks.
      Para historias complejas puede ser una gran ayuda.

      Le gusta a 1 persona

      1. Más cosas (he cogido carrerilla). Los hechos, que no son más que frases escuetas, lo que viene siendo las partes de una escalera, están sujetos a varias cronologías y secuencias.
        -El orden en que ocurren.
        -El orden en que se muestran al lector.
        -Su propio orden lógico, causa – efecto.
        -Y por supuesto el orden en que se crean. Eso se me ocurrió antes, y eso después, es la madre de las contradicciones.

        Si no termino loco, esto va a ser la caña😂😂😂

        Le gusta a 1 persona

    1. En mí convergen dos aficiones: escribir y programar. Un día pensé que podría programar una herramienta para escribir, un procesador de textos que incorporara las utilidades que echaba de menos en los programas que uso para escribir. Fui reuniendo ideas y trabajando sobre el asunto hasta que encontré una fórmula que me servía. Básicamente, que uno pueda centrarse en escribir porque dispone de una serie de accesorios para no perder mucho tiempo en búsquedas, formatos y demás.
      Pero además de la ortografía o la sintaxis, pensé en la estructura de la narración: tramas, personajes, conflictos… y después de echarle un buen vistazo a los recursos más habituales, como escaletas, fichas, guiones o esquemas, pensé que la parte más mecánica de todo este asunto se podía estructurar y convertir en un sistema paralelo, integrado con el proceso de Textos, y a la vez dinámico, que fuera creciendo a la par que la propia historia que se va escribiendo.
      Coqueteé con el estructuralismo y decidí que había una parte de esa teoría que podía utilizar, descartando adentrarme en más profundidades.
      De eso resultó una primera versión que ya podía utilizar, aunque era solo la base de lo que quiero hacer. Usarlo me permitió analizar pros y contras, y tras unos meses de espera, lo retomé para completarlo. Hasta ayer.
      Esto no va de sustituir la capacidad creativa, sino de agilizar la parte más mecánica para poder centrarse en crear.
      El mero hecho de poder organizar de antemano un índice para poder trabajar indistintamente en cualquier parte de la narración o asociar a cada escena personajes, hechos y anotaciones ya permite trabajar sobre una parte sin perder la visión global de una historia.
      Soy muy ambicioso con esto: no paro de generar ideas que pueden servir o no en cada caso, pero que en su conjunto algún día podrán permitir tenerlo casi todo a un click de distancia.
      Lo importante: me divierte. Es un reto, y me pone darle a la tecla.
      Se que escribiendo jamás llegaré a ninguna parte, pero esto es posible que sea útil. Ambas aficiones me satisfacen, con esta igual consigo que satisfaga a alguien más.
      Un abrazo!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Isra: reconozco que me he perdido. ¿Te refieres a programas de programación? ¿Software puro y duro? Aggg, convivo con un programador y , la verdad, se me ocurren trescientas o cuatrocientas cosas más divertidas. De cualquier forma y sin tener ni idea de lo que hablas: creo que, por mucha pereza que de, empezar de cero es bastante mejor que lo de ir chapuceando aquí y allá, ya se trate de informática o de la vida.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s