Una historia interminable.

La dispersión forma parte de mi naturaleza. Solo hay que ver este blog: un conjunto ecléctico de intentos. Vaya. ¿Por que no añadir uno más? Supongo que algún día empezaré una historia que merezca la pena y una rara conjunción de planetas me haga terminarla. O no, pero eso da igual, me divierte esto.

Hice un intento hace tiempo en el género de la fantasía. Y esa vez me tomé ciertas molestias. Hasta creé un mapa y todo. Lástima. Todo acabó con unas cuantas figuras a medio hacer deambulando por mi populoso cementerio de personajes.

Pero me divertí. Y saqué algunas conclusiones. Que el personaje importa mucho en este género, más de lo habitual. Que la magia me da repelús, y me niego a engañar con artilugios para meterle curvas a una trama. Que estoy hasta el gorro de la mitología gaélica.. ¿tanto cuesta ponerle un nombre distinto a las cosas? Que… ¡que no! Y sin embargo disfruto leyendo historias que yo jamás escribiría. ¿Seré yo el problema?

Lo dicho, otro intento. Pero esta vez he tenido una idea: me he concedido un único elemento fantástico, cuál es romper una sola ley de la física, para construir sobre él la arquitectura de un mundo, y por tanto de la historia. Una única ley física. Vale. Pero… ¿cual?

Voy a echarle huevos: la gravedad.

Pongamos que en ese mundo existe un fluido muy singular que contrarresta la gravedad.

Lógicamente ese fluido es la base de la economía, como es actualmente el petróleo, y por tanto del poder.

Por tanto, quien lo posee domina a los demás. Sus ejércitos son más poderosos, y su objetivo no puede ser otro que acaparar ese fluido. Controlar su producción. Mantener en secreto su tecnología. Conquistar los lugares donde se produce.

Vaya, en vez de magos hay ingenieros. No hay razas, sino gremios. Y la estructura de producción se traduce en una jerarquía.

Imagino una sociedad preindustrial que, sin embargo, puede volar. Algunos pueden volar, porque la riqueza (el fluido) no está distribuido de forma equitativa. Existen tecnologías avanzadas en el trasporte o el arte de la guerra, en cambio otras están más arrasadas. Por ejemplo no hay pólvora, y esa es la madre de las espadas y las armaduras.

Volar. Eso añade un montón de grados de libertad al relato. Acorta las distancias, complica las batallas, redefine las fronteras… ¡que bien le vino ese globo a Victor Mora!

Y todo eso hay que explicárselo al lector sin que sea un peñazo. Poco a poco. Desde cero. Voilá: un niño. Cuajan bien esas historias: Ender, el elfo oscuro… crecer con el personaje multiplica la empatía.

Bien, tenemos un niño que nace y crece en un mundo extraño donde los barcos van por el cielo. He invertido bien los primeros veinte minutos.

Ahora, ¿de donde carajo saco los otros cincuenta mil?

Lastima, la idea era buena.

Anuncios

17 Comments

  1. Estoy trabajando en ella! Y no es un calvario, al contrario, estoy muy ilusionado.
    Pero tengo que construir un mundo, y eso cuesta. De momento tengo la física del asunto, y unos cuantos diseños de fragatas voladoras. Y tengo un montón de ideas que van tomando cuerpo.
    Lo estoy haciendo a la vez que el programa, me sirve de prueba.
    Eso sí, no he escrito ni una sola línea, ni voy a hacerlo hasta que tenga las ideas claras.
    Un abrazo, y muchas gracias por tu interés!!👍

    Me gusta

    1. (Varios paseos por la wikipedia más tarde…) Vaya, pues si. Pero no. Es decir, el steampunk tiene un aroma a todo inventado que asusta… Verne, Wells, una estética plagada de curvas inútiles y la ucronía omnipresente. Sin ser pretencioso me gustaría hacer algo distinto. Me atrae el rollo razas y espadas, y no me atraen tanto la magia, el maniqueísmo o la mitología celta. Si incluyo un único comodín (volar) y barajo bien las cartas a lo mejor doy con algo original.
      Requisito: construir un mundo coherente. Ya tengo las minas, hasta con dibujos (me estoy posteando ilustrar la historia…)
      Creo que voy a darle unas vueltas más al asunto: escaletas como bien me aconseja Lìdia, esquemas y dibujos…

      Le gusta a 1 persona

    1. Pues no sé si existe, pero si yo hiciera eso sería un peñazo más grande que una peli de Ingmar Bergman!
      Si ya me “echaron” del Facebook por enrollarme tanto, y aquí me aguantan por alguna razón que desconozco… ¡si me pusiera a hablar de como me funciona el engranaje me lloverían las collejas!!!😂😂
      Algún día haré algo, eso lo sé, pero no sé qué, ni sé qué día.
      Un abrazo y gracias por pasarte por aquí!

      Me gusta

  2. jajajajaja la constancia para escribir una novela es la primera de las claves. Si la idea es buena, pero no hay constancia para desarrollarla, esa idea morirá. No es fácil, no. Yo estoy terminando la que será mi segunda novela. La primera de ci-fi 😉
    Yo te animaría a que crearas una escaleta con esa idea; ve abriendo subtemas que se vayan intercalando y ya lo desarrollarás.
    Yo no me veía capaz y lo logré, así que tú también puedes. Abrazo, Isra.

    Le gusta a 2 personas

      1. Respecto al tiempo, Isra, yo tenía el mismo problema y renuncié a cosas para encontrar ese tiempo para poder llevar a cabo ese proyecto. Necesitaba hacerlo y se convirtió en mi prioridad, pero sí que es verdad que cada situación y cada contexto es diferente. Yo no puedo hacer otra cosa que animarte 😉

        Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s