Crimen en la blogosfera.

Confieso que me atrae el suspense, esas historias de misterio policial y detectivesco, y sobre todo el género negro, que trasciende al propio camino deductivo y se adentra más en la búsqueda de verdades intensas y profundas. He pasado muy buenos ratos leyendo e imaginando las andanzas de Sam Spade o Philip Marlowe, y también las de Poirot o el propio Sherlock Holmes.

Desde mi perspectiva de lector, al aliciente de resolver un problema complejo se suma la tensión continua de las distintas tramas y el ambiente oscuro, depresivo a veces, donde aflora lo mejor y sobre todo lo peor de la condición humana. El clima narrativo es común, pero los escenarios pueden ser de lo más diverso, desde la oscura mansión de los Baskerville a los paisajes postapocalípticos donde Deckard caza androides cargado de preguntas sin respuesta.

Bien, pues me apetece escribir un relato en este género. No muy extenso, unas quince mil palabras estaría bien. Y me apetece hacer algo distinto, misión complicada en un genero tan explotado. Pero tengo una idea, y como suelo hacer, creo que aporto mucho más contando cómo afronto este nuevo ejercicio que con el propio resultado del propio ejercicio: mis errores e incoherencias pueden ser mucho más instructivos que el relato.

Esta vez voy a empezar desde el principio: Os voy a explicar cómo abordo la idea,cómo estructuro la historia y las cuestiones previas que tengo que resolver.

Mi idea parte de un planteamiento muy sencillo: Montar una trama de misterio en un escenario que todos nosotros conocemos muy bien; de esta forma, no será complejo introducirse en la historia y experimentarla con mayor intensidad. Y algo que todos conocemos bien es precisamente este medio, la blogosfera. Puede que el concepto no sea nuevo, pero desde luego es interesante: ¿Cómo se puede planear y ejecutar un crimen desde un punto alejado del mundo teniendo como único medio de contacto un blog? Es un buen reto, ¿verdad?

Vamos por partes:

El medio es la primera cuestión a resolver. Tengo que idear una forma de matar a distancia sin otro contacto que, por ejemplo, la propia red de wordpress. Podría ser por ejemplo algo tan sencillo como un suicidio inducido, o en el otro extremo podría introducir elementos fantásticos en los que el criminal se vale de medios mágicos para asfixiar a la víctima con el cable del ratón… pero nada de esto serviría a mis propósitos: la historia tiene que ser creíble, tiene que hacer sentir la posibilidad de que eso mismo le podría llegar pasar a uno. Mucho que pensar por esta parte, desde luego.

El móvil presenta también dificultades. Al no existir más relación que una red, donde por cierto predomina el buenismo y hay muy poca invasión de la intimidad, no es fácil encontrar ese motivo definitivo y fundamental por el que un bloguero llega a desear matar a otro. Quizás el ejercicio más complejo de toda historia de este tipo sea introducirse en una mente perversa y a la vez muy creativa. Una inteligencia capaz de idear un complejo procedimiento para matar a distancia que a la vez no solo desprecia los principios más básicos del ser humano, sino que además desarrolla un sólido armazón ético para justificar sus propios actos.

Y esto nos conduce al villano. No es fácil ponerse en ese papel, empatizar con el odio, el resentimiento o la venganza, elevarlas a motor último de los empeños de una persona y desarrollar sobre ellos un esquema argumental donde el criminal justifique su propia atrocidad. Pero es un trabajo imprescindible. Cualquier historia en la que se encuentran el bien y el mal se sostiene precisamente sobre un villano bien construido, un malvado sólido y coherente, atractivo, creativo, inteligente y capaz. ¿Por qué? Pues porque para empatizar con un héroe solo hay que chasquear los dedos, y eso obliga a trabajar mucho el otro platillo de la balanza para equilibrarla. De hecho, a mi. y seguro que a todos vosotros, me repele la pureza inherente a los conceptos héroe y villano: de tan imposibles, son hasta inhumanos. Yo creo más en personajes que toman decisiones ante situaciones, y cada uno tiene su propio esquema lógico que es válido en su contexto, pero no son genéticamente buenos o malos: simplemente reaccionan de forma diferente. ¡Eh, no te enfades conmigo! ¡Yo solo soy un juntaletras, no un juez! (Y como buen padre quiero a todos mis personajes por igual).

En cuanto a la trama, hay que hacer trabajo doble. Cualquier historia de este tipo contiene, al menos, dos historias. Una de ellas, que es la que hay que desarrollar primero, es la secuencia lógica de hechos, la verdadera historia del crimen; es la que el policia/detective/lo-que-sea (y el lector con él) tiene que investigar durante todo el relato y que normalmente revela al final: es la historia que hay que ocultarle al lector para poder irle alimentando durante todo el relato con indicios que le hagan sacar deducciones erróneas. Así es, esto tiene mucho de engaño. De hecho, hay que esconderle en el relato hechos insignificantes que al final resulten relevantes, porque esas son las semillas de los giros radicales del argumento.

Sin esa historia de fondo las otras no se sostienen. Hay que tenerla antes, por lo menos en forma de estructura, pues en otro caso el peligro de ponerse a escribir a lo loco para caer en incoherencias o acabar en callejones sin salida obliga a redefinir la secuencia lógica del crimen a cada paso. ¡Peligro: contradicciones al acecho!

La segunda (y posteriores) tramas se entrelazan en el relato y son las que construyen el relato en sí. Marcan el tiempo del relato, incorporan escenarios, personajes, diálogos, se nutren de los recursos formales y estéticos del escritor y tienen su propia secuencia lógica que tiene que ser compatible con la trama de fondo.

Pues hasta aquí llegamos de momento. En resumen: en esta primera fase de análisis decido que la primera cuestión a resolver, sobre la que se construye todo lo demás, es idear la forma de materializar un asesinato (o varios) teniendo como único medio la blogosfera. Creo que no hay una solución sencilla, en absoluto, (¡y si lo fuera la descartaría!), pero es cuestión de imaginar y crear. Porque intuyo que ese medio me puede dar directamente la base de la secuencia lógica del crimen, y entonces solo habrá que hacer variaciones sobre el tema para tener una trama de fondo con sustancia.

Así que ahora… ¡es hora de inventar!

 

Anuncios

22 Comments

  1. Pues tienes un montón de trabajo por delante. Coincido en mucho de lo que dices, en concreto la figura del villano que siempre me ha parecido básica en este tipo de relatos, porque el villano, antes incluso que villano ha de ser creíble. Estaré pendiente de tus textos. Un abrazo Israel.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¿Un drone asesino conectado a tu blog de WordPress?
    Sicario electrónico…¿Calambrazo mega-voltios a través de la tecla Intro?
    …Y siempre por los motivos eternos: una mujer de piernas largas y corazón duro (o sucedáneos), por dinero o por no haberle dado like a su post.( si el asesino es un friki)
    Esperando tu historia. saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Estoy pensando en algo más convencional: intervenir por medio del blog en la vida de las victimas, es decir, inducirles a hacer algo que acabe con ellos. Por ejemplo, que cojan unas manzanas y…

      ¡Uyyy casi hago un spoiler…!😂👍👍

      Le gusta a 1 persona

        1. No me toques a Jardiel por lo que valga! Lo tengo en un altar. Lastima de hombre, que final más triste y sin embargo ¡cuánta alegria reparte con esa Eloísa o los corazones sin freno! Un grande, grande.
          Me doy por aforizado! Gracias por el toque, compañero!
          Vaya un casto abrazo!

          Le gusta a 1 persona

                    1. Equilicuá. De vuelta de la búsqueda y comprobación, te he traído una nota al pié de la página 35, nueva muestra de genialidad.

                      (1) Hay un premio de tres ejemplares gratuitos de esta novela y un fieltro de porcelana para aquellos lectores que expliquen satisfactoriamente por qué las mujeres se muestran siempre tan pródigas en puntos suspensivos.

                      Me gusta

  3. A verdades, que es lo más complicado de todo. Lo virtual es un mundo en un escalafón diferente a la realidad en la mayoría de los casos. Si hubiese una conexión entre ambos mundos de pronto, sería algo seriamente difícil de encajar. No te sé concretar la idea o sí pero dejaría de ser un relato de misterio para entrar en la ciencia ficción. El momento en el que la evasión se rebela y muestra todo aquello de lo que quieres escapar inexorablemente. Que todo lo que has ignorado ese día camino a casa, gente con necesidad, gente buscándose la vida como puede, gente que camina porque no tiene otra opción, cosas que vemos desde lejos porque no nos tocan y con las que de pronto te topas reaparecen en vez de difuminarse mientras piensas en como sumergirte en tu propia realidad. El que quiera reaccionar igual muere en el intento de solucionar ciertas cosas y el que no del agobio de no poder volver a poner su mundo en su sitio. Es muy surrealista, ando hoy fatal de lo mío pero ahí va una idea por si acaso. 🙂 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Para nada surrealista, tiene mucho que ver con la realidad: el mundo virtual puede ser una existencia paralela, ofrece nuevos grados de libertad y promete, no solo como via de escape, sino tambien como espacio vital. Es decir, te puedes refugiar de la realidad en otro mundo para aislarte de este, o llevado a su extremo puedes hacer de ese otro mundo tu realidad y convertir lo cotidiano en una mera via de subsistencia, un mal necesario que lo sustenta.

      Tendemos a no dar importancia a este mundo virtual por lo fácil que es cortar los lazos con él, por lo voluntario e insustancial de estas realidades virtuales, y con ello menospreciamos el poder de las ideas y las relaciones que generamos aquí. Porque aquí, también, predomina lo humano: Aquí también están presentes las grandezas y las miserias de la condición humana; aunque el medio sea virtual, las presencias son humanas, hay emociones, se crean sentimientos, se establecen vínculos, y ese es el caldo de cultivo para las pasiones: amor, venganza, frustración, odio, admiración… ¿Por qué alguna de ellas no podría derivar en el motor último de un acto perverso? No hablo ya de todo lo que conocemos a propósito de violencia y delitos inducidos por las redes sociales, sino del propio medio como escenario e instrumento para la comisión de un crimen.

      Como (y por qué) matar en/con la blogosfera. Esa es la cuestión.

      Por cierto, si estas tan fatal de lo tuyo ¡no quiero pensar como funciona eso cuando no lo estás! ¡Aprovecha a tope ese impulso surrealista para crear! (pero sin cortarte una oreja a lo Van Gogh jajaja)
      Un abrazo, y muchas gracias!!

      Le gusta a 1 persona

  4. Hay unas cosas que yo no las he visto, pero se que las hay que se llaman virus, se introducen a través de la red y pueden obrar milagros, desde borrados de discos duros, hasta incendios de equipos o cortocircuitos. Formas de matar a distancia hay, pero la mejor es odiar al otro de tal forma que te trasladas a su entorno para quitarle el pellejo, mientras le miras a la cara. 😉
    Que conste que no trato de influir en nada, pero ahí lo dejo. 🙂
    Nos iras informando. O eso espero.
    Saludos.
    PD. Me gustaría vivir aún muchos años, aún en la ficción. 🙂

    Le gusta a 2 personas

    1. Antonio, esa es una opción, y yo si que las he visto. Pero no quiero abordar el tema con un exceso de tecnología; creo que la mayoría de la gente se perdería si me pusiera a describir artilugios y técnicas de hacker (de las que entiendo muuuuy poco).
      No, yo estoy pensando en algo que pudiera hacer cualquiera con conocimientos a nivel de usuario y, eso si, mucha mala leche concentrada. El reto es ese, matar a alguien que está en el otro confín del mundo, alguien a quien se conoce de algo a través de esta red, y de una forma precisa, limpia e imaginativa… Vamos, que no se si se pueden contratar sicarios por Amazon, pero sería hacer trampa, jejeje

      Y créeme que ya tengo algunas ideas…

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s