Dejavú.


Me sé raro aunque eso en realidad depende de con quien me compare. Ni especial, ni distinto, ni peor o mejor. Raro, solo raro, por raro que pueda parecer.

Raro entre otras cosas porque me interesa más la política de hace dos mil años que la de ahora. ¿Qué queréis que os diga? Prefiero el original a las imitaciones.

Porque no me cuesta nada decidir quien sería hoy Catón, quien Catilina, quien Craso o quien Pompeyo. Nada nuevo bajo el sol; mismas intenciones, iguales maneras, modos parejos y similares resultados.

Por cambiar, no cambia más que la indumentaria, valga la corbata por toga, incluso in absentia, que también hubo quien no la ostentaba.

Es lastimoso que una lección tan clara nunca se aprenda, y cual burros atados a una noria tropecemos una y otra vez con los mismos guijarros, y tengamos por nuevas las bajezas que la historia se empeña en repetirnos una y otra vez, sin que nadie escarmiente ni por supuesto nadie lo pague. Nadie aparte de nosotros, por descontado.

Acabo ahora de leer la primera de las catilinarias de Marco Tulio Cicerón, lectura que me deja un regusto amargo: solo habría que cambiar un par de nombres y palabras para subirse hoy con ella a una tribuna. Pero me temo que nadie en toda esa horda de asesores, consejeros y tertulianos al uso haya reparado en la idea. ¡Edepol! ¡Qué daño le hizo a esta sociedad que le robaran el latín a los estudiantes! Y no lo digo solo por el gentilicio de los naturales de Cabra.

Pero si todo eso está ya traducido, me diréis con razón. ¡Y tan traducido!, que aquí solo falta un circo y el trigo a dos sestercios para que la traducción de la Roma republicana al siglo veintiuno sea tan literal y tan completa que acabemos viendo a las Vestales trabajando de reponedoras en los hipermercados.

Raro, lo sé. Me vuelvo a mis rarezas: no soy mucho de hablar de política y tampoco quiero acabar cruzando el Rubicón. Total, hagan lo que hagan, a mi no van a sorprenderme: sé leer.

Anuncios

11 Comments

    1. Inciso: Fui la única que eligió letras puras (creo que esto ya no existe) en el instituto. Claro, al ser solo yo no nos dieron ni aula. Me pasé todo el curso dando clase de Griego en una especie de altillo que había en la sala de profesores. Solo el profe y yo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s