Cuando el poder se concentra en una sola habitación.


Los gritos de Lord Wepss empezaban ya a resonar en toda la mansión.

-¡Esto es intolerable! ¡Insufrible! ¡Infumable! ¡Incomible! ¡Inabordable! ¡Incombustible!

Cuando se irritaba abusaba de lo que solo el creía que eran sinónimos. Su mayordomo tuvo que intervenir.

-Cálmese mylord, ya sabe, su tensión.

-Llevas razón. Llevas mucha razón, mi querido Fellower. No merece la pena. Tráeme otro manhattan. Ah, y aviva un poco ese fuego antes de irte, empieza a hacer frío por aquí.

Fellower decidió cargar bien la chimenea en previsión de su tardanza en regresar, por lo que escogió del cesto de la leña un par de voluminosos ejemplares: Guerra y Paz y otro de un tal Joyce.

-Si, es una barbaridad. – dijo Writett.

-Dímelo a mi, Writett, ahora mismo estoy… como… vaya… no sabría como decirlo…

-¿Jodido, Fook? – dijo Sappwat.

-Si, eso es, ¡Jodido! Disculpadme, esto de tener que hablar y no poder usar emoticonos siquiera se me hace cada vez más cargante…

-Algún día tendremos que inventar algo al respecto – repuso Writett.

-Señores, vamos a ceñirnos al asunto. – dijo Graminst. – Todos somos conscientes del daño. El caso es que hay que actuar: No podemos consentir que sigan con eso. ¡Imaginaos las pérdidas!

-Yo pienso que deberíamos tomar una decisión aquí y ahora para atajar el problema de una vez por todas. Debemos actuar coordinados.- Propuso Fook.

-No sería la primera vez. – dijo Writett.

-Ni será la última, mientras nos acosen todos esos malditos…. los… ¿cómo eran? – se interrumpió de nuevo Fook.

-Los Indies.

-Eso, todos esos malditos indies. -dijo Fook de nuevo levantando la voz-. Son un peligro. Abusan de nosotros. Se toman demasiadas libertades. Y, lo peor de todo es que.. ¡escriben! ¡escriben sin parar! ¡Y no creáis que envían mensajes o frases sueltas! ¡No!

Fook hizo una pausa para que sus palabras surtieran el efecto deseado.

-¡Escriben cientos, miles de palabras! – dijo Fook.

-¡Y además repasan la ortografía! – añadió Writett.

-Y no incluyen videos, ni  imágenes, ¡ni tan siquiera emoticonos! – repuso Graminst.

-¡Y hasta hay algunos que publican capítulos enteros! ¡Y libros, libros enteros joder! – dijo Writtet alarmado.

En este punto todos pusieron cara de asco.

-¡Y lo peor es que nos están invadiendo a todos los demás con sus jodidas historias! – dijo Graminst.

-¡¡Y todo eso está pasando ante tus propias narices, Wepss!! – Sentenció finalmente Fook.

En ese momento un circulo de miradas hostiles se dirigieron al anfitrión que, sentado al extremo de la gran mesa, notaba como la tensión le subía por momentos.

-Pero ¡Esto es intolerable! ¡Insufrible! ¡Infumable! ¡Incomible! ¡Inabordable! ¡Incombustible!  – dijo Lord Wepss

-Wepss, en serio, ¿te parece este el momento más apropiado para hacer un copia y pega? -inquirió Graminst.

-Lo siento, Graminst, es que a veces me bloqueo y no me queda más remedio que… – contestó Wepss – Pero ¡no os preocupéis! A partir de mañana tomaremos las medidas necesarias para que eso no vuelva a pasar. Acabaremos con todos esos malnacidos. ¡Se van a enterar! ¡A partir de ahora no se atreverán a pasar del tercer párrafo!

Se miraron todos y asintieron con alivio.

-Creo que con eso será suficiente. -repuso Writett.- Todos conocemos bien a Wepss y sabemos que cumplirá su palabra.

-¡Bien! Y ahora que el problema está resuelto… ¿podemos empezar ya la partida? – Dijo Graminst.

-¡Claro que sí! – afirmó Wepss. – Fellower, ¡trae la baraja y rellena las copas! Y vosotros ya sabéis, como siempre, póker abierto, ¿que os parece dejar la apuesta mínima en cien mil usuarios…?

Es casi imposible que algo así llegara a suceder alguna vez. Tan solo se trata de una historia imaginada, con personajes ficticios y nada que ver con la realidad. No hay más explicación que esta, solo es una historia más.

Por cierto, desde esta mañana no me funciona el wordpress en el móvil. A esto tampoco le encuentro una explicación.

Anuncios

9 Comments

  1. ¡Que utopía más guapa! No sé trabajar con wordpress en el móvil. Quizás no sea muy ecológico pero me encantan los libros de papel, los periódicos por la mañana y mi café, pasar las hojas entre sorbo y sorbo. Pero hay que ser realista las redes sociales cada día tienen más usuarios y cada día se escribe peor, parece que cobran por palabras.
    Un beso Israel.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s