Donde el interiorismo queda en entredicho.

-La verdad es que me alegro de no haberte pedido nunca las llaves de tu nidito, Steve. Espero que te las lleves a un hotel, porque esto…

-No te he traído aquí para pedirte opinión sobre la decoración.

-Entonces, ¿para qué? En la central tienes todos los ordenadores habidos y por haber para meterle la mano por el culo al google y sacar un conejo.

-Ese es el problema: tenemos demasiadas cosas. Cortafuegos, antivirus, sistemas de seguridad y todo tipo de contramedidas… A veces las gafas nos vuelven más ciegos, Sherman.

-¿Qué se supone que quieres decir con eso?

-Que existe otro internet, jefe. Y sería demasiado comprometido acceder a él desde nuestros sistemas. Aquí estoy mucho más cómodo: solo necesito mi portátil, mi conexión de fibra y…

-… y quitar todos esos posters, darle a esto una buena mano de pintura y después darte una vueltecita por el Ikea…

-Déjalo ya. Vamos a centrarnos en esto, tenemos poco tiempo.

-¡Dímelo tú! Espero no estar perdiendo horas aquí mientras anda suelta una pandilla de pirados rajando cajas torácicas, porque en el google no viene nada sobre los  datos que tenemos y, como decís ahora, si no está en el google, no existe…

-Ya. Mira, Sherman, ¡dime que te apetece! ¿Quieres comprar una AK47? ¿Pedimos por correo una caja de detonadores? ¿Te apetece un litro de pentotal sódico? ¿O quieres quizás unas entradas para la próxima reunión de los neonazis del estado?

-¿Tu estas tarado o qué?

-Para nada. Mira, aquí lo tienes: a mediados de Agosto han quedado en Milwaukee para escuchar a Rammstein, tatuarse esvásticas y raparse las cabezas unos a otros…

-Joder, ¡no me lo puedo creer!

-Pues esto es solo una muestra. Esto es la deep web, la cara oculta de la luna. Actualízate, jefe: si no está en google, ¡esta aquí!

-Si, claro, y ahora me vas a decir que buscas ahí por “Ewans”, “secuestro” y “asesinato” y eso busca las pruebas y nos imprime directamente la orden de detención.

-No es tan sencillo. Pero sabemos que existe una asociación secreta relacionada con los druidas o algo similar, y de ser así tienen dos vías seguras para comunicarse entre ellos: el whatsapp, donde no podemos meter la zarpa si no tenemos el móvil de alguno de ellos, y la deep web, donde solo hay que saber buscar. Dame unos minutos.

-Los tienes, Steve, digamos que me has convencido. Mientras tanto voy a llamar a Marcia a ver como llevan el seguimiento del jodido doctor.

Los dedos de Steve volaron sobre las teclas mientras los de Sherman buscaban torpemente el número de Marcia entre los contactos. El primero empezó a ver en pantalla cantidades ingentes de información y se puso a procesarla usando complejos algoritmos, enlaces, rutinas e instrucciones, mientras que en ese mismo tiempo Sherman sólo pudo procesar unos pocos bits de información por el arcaico y rudimentario procedimiento de hablar por teléfono.

-Steve, parece que le han seguido a una especie de almacén abandonado en el 148 de Cottage Grove. No ha estado más que unos minutos. Wallis le ha seguido al interior y ha estado a punto de quedar al descubierto, pero al menos ha conseguido verle entrar en un despacho de la primera planta antes de dejarse caer por una ventana para que no le viera. No saben qué demonios puede haber ido a hacer allí. Ahora le siguen de nuevo en coche dirección Norte.

-Vaya, Sherman, ¡parece que el rookie los tiene bien puestos!

-No me suelo equivocar con las personas. Ese chico esta muy verde, pero presiento que tiene madera, Steve.

-Me cae bien, y uno de los motivos es que gracias a él yo he dejado de ser el chico.

-Será porque te estás haciendo mayor.

-¡Ni te imaginas cuánto, jefe! De hecho, cada año que pasa veo la jubilación más cerca que la promoción.

-¿Serás cabrón? ¡Eso está en tus manos, chico! – La palabra “chico” llegó en este caso más por intención que por costumbre – Tú tráeme a unos cuantos de esos druidas que secuestran y matan niñas y a lo mejor me pienso lo de hacerte ayudante de detective.

Por toda respuesta Steve continuó tecleando a toda velocidad mientras Sherman encontraba él frigorífico y traía un par de cervezas.

-Pues mira, puede que ese día esté más cerca. ¿Te suena de algo el ADM?

-¿Tendría que sonarme?

-Hombre, si tienes un gorro picudo en casa, llevas la barba hasta la cintura y tienes por costumbre hacer pociones y cortar muérdago de los robles, entonces sí que debería sonarte de algo: es el American Druids Movement.

-Déjate de coñas, ¿qué es eso? ¿qué relación tiene con el caso?

-Pues… he buscado en el Maps la dirección que me has pasado del edificio en Cottage Grove, he visto en la foto del Street View un cartel con el teléfono de una inmobiliaria y entonces me he puesto a buscar y a cruzar datos, hurgando un poquito en el registro de la propiedad y mirando aquí y allá, y casualmente acabo de encontrar una lista de morosos que publican en un juzgado, donde aparece un impagado de la licencia de actividad profesional de un despacho a nombre del ADM. Sherman, en ese viejo edificio había una sucursal de Stonehenge en la primera planta, puerta dos.

-¡Cojonudo!

-¿Me lo puedo tomar como un cumplido, Sherman?

-¿Sabes, Steve? Me empieza a gustar un poco la decoración. Vaya, no como para traerme aquí a un ligue, pero un poco sí.  -Steve le miro divertido – Pero solo un poco, ¿eh? no dejes de ir al Ikea.

Anuncios

One thought on “Donde el interiorismo queda en entredicho.

  1. Esta escena cumple una función adicional a continuar el desarrollo de la trama: quería darle más carácter a los personajes. Y, de paso, seguir derramando unas gotas de ese sentido del humor tan especial que traigo de serie: a mí me divierte, y a los demás, raramente.

    Pongo un ejemplo: hoy, en El Centro comercial teorizaba con mi mujer sobre la relatividad especial. De hecho, le he demostrado que en Zara hay un agujero negro: para ella que entraba a mirar algo pasaron diez minutos mientras !para mí que esperaba fuera pasaron dos horas!

    ¡Que venga Einstein y lo vea si ahí no hay un agujero negro!

    Como siempre, solo me he reído yo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s