La medida del éxito.

Pienso que son muy diversas las motivaciones que podemos tener quienes escribimos y lo publicamos en la blogosfera. 

Seguro que existen elementos comunes que tienen que ver con la superación personal y el afán de aprender, con el deseo de compartir ideas y experiencias o con la sana intención de comunicarse con otras personas que tengan inquietudes similares. 

Y también tenemos sueños, ¿por qué no? ¡Nadie nos puede negar ese derecho! Desde la noble aspiración a que nuestros escritos gusten y sean leídos, a la no menos loable de crecer en este oficio de escribir y llegar a ser más conocidos. 

Los límites los pone cada uno, pero no debemos sentir complejos por soñar con algun tipo de éxito, porque ese es el combustible de nuestra voluntad. El trabajo es el camino para conseguir los sueños, y los sueños nos dan la energía para perseverar en ese trabajo: es un circulo virtuoso donde cada parte realimenta a la otra.

Ahora bien, ¿Qué es el éxito en realidad? ¿Publicar? ¿Vender? ¿Acopiar seguidores? Yo creo que aquí está la clave de todo el asunto, en tener una medida del éxito. En saber definir cómo se materializan nuestros sueños.

Porque si nuestros sueños, en tanto que definiciones del éxito deseado, son demasiado ambiciosos corremos el riesgo de perder el contacto con el suelo, y eso nos puede llevar a tomar atajos o a sufrir decepciones. 

Si nuestros sueños son, en cambio, tan asequibles que nos hace conformarnos con poco, eso puede hacer que dejemos de exigirnos a nosotros mismos; el conformismo y la autocomplacencia pueden llegar a ser nefastos, anulando el espíritu crítico y el deseo de marcarse metas más ambiciosas.

¿Donde esta entonces el término medio? Yo no lo sé. Tan solo tengo algunas ideas que me ayudan a seguir adelante. 

Primero, armarme de modestia. Ayuda a mantener los pies en el suelo. 

Segundo, exigirme a mí mismo más que los demás. Hay demasiado buenismo por aquí (no me quejo, yo también lo práctico) y yo necesito que me zurren la badana de vez en cuanto; a falta de voluntarios, yo mismo me lo guiso. Ojo, esto no quiere decir que no valore lo que hago, al contrario, significa que yo sé que puedo hacerlo mejor. 

Tercero, marcarme metas alcanzables. Los sueños se alcanzarán, o no, pero nadie me puede quitar la satisfacción de haber conseguido algo que me he propuesto. De haber mejorado en ortografía, de redactar mejor, de tener ideas más logradas…  Y esto es importante, porque esa dosis de autoestima es la base para acometer la siguiente meta.

Y cuarto, tener mi propia medida del éxito, que poco tiene que ver con las estadísticas, los “me gusta” y similares. Yo mido mi éxito por la calidad de mi trabajo, que de momento es poca. Y lo sé bien porque me comparo con todo lo que leo. 

Sí, para tener criterio hay que adquirir conocimientos y sobre todo tener buenos referentes. Procuro leer mucho, tanto aquí como a los grandes clásicos, para aprender de vosotros y de ellos. Para tener un buen espejo en el que mirarme.

Así que en realidad la medida de mi éxito la tengo justo delante. Me importa un bledo publicar, vender o ser un influencer de este rollo. Yo quiero llegar algún día a ser capaz de escribir algo como cualquiera de los grandes textos que hay aquí y en mi biblioteca. 

Ese es mi gran sueño, el que me anima y por el que trabajo constantemente. 

Como veis, aunque siempre hable de mí con modestia y sea tan autocrítico con todo lo que hago, en realidad soy muy, muy ambicioso. Lo único que pasa es que mi reino, el de la calidad, no es de ese mundo de las estrellitas regaladas.

Anuncios

5 thoughts on “La medida del éxito.

  1. Eres demasiado modesto, de verdad, veo o mejor dicho leo lo que escribes y me parece de una gran calidad, ¡Que cada uno tiene su estilo. ! Es normal y lógico desde mi punto de vista. ¡Que cada cual tiene sus metas o sueños! También, y los medimos de distinta forma, pero como dice la canción de moda, “Despacito” o la otra “Pasito a pasito” El caso es llegar al final.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Cuanto más cuesta arriba se nos pongan las metas o incluso la propia vida, mayor es la satisfacción a cada paso que damos en positivo.

    Tú sigue practicando sin perder el interés, sin que te importe que aún nos queda mucho por andar en la meta que nos hemos propuesto.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s