Donde los buitres avistan una presa.

Sherman dividió a su equipo para rastrear la zona residencial de Hometown. El último lugar donde había sido vista la niña era el centro comercial junto al parque Lewandoski, al que había acudido con sus padres para hacer unas compras en la tienda de segunda mano del ejército de salvación. Se repartieron la zona con la ayuda de los agentes de policía para tratar de dar con alguien que la hubiera visto.

Sólo habían transcurrido veinticuatro horas y el rastro, de existir, aún estaba caliente. Aparte de que no tenían otra posibilidad. Los análisis de huellas y pruebas de adn no apuntaban indicio alguno, y el cuerpo, como en el caso anterior, había aparecido lejos de la escena del crimen.

Steve se encargó de visitar los establecimientos y hacerse con las grabaciones de las cámaras de seguridad, mientras el resto del equipo hacía el trabajo de campo. A mediodía se volvieron a reunir en el McDonalds por imposición de Marcia, quien se puso en modo aguafiestas y se negó a ir al Hooters por mucho que fuera más cercano.

-Por la cara que traes me temo que no has conseguido mucho más que yo.

-Nada, Sherman -respondió Marcia-, parece que nadie vio a esa niña. Esperemos que Steve pueda sacar algo de esas cámaras.

Al cabo de unos minutos llegó Steve, acompañado de Wallis.

-¿Tienes algo, Steve?

-Puede ser. Una de las cámaras del concesionario junto al Market Place ha captado algo que coincide con la hora de la desaparición, pero no tienen buenos monitores y realmente no se ve nada. Me gustaría llevársela a Carla a ver si puede mejorar la imagen.

-Pues vete entonces a central y nos llamas si tienes algo. Nosotros vamos a seguir aquí, ¡alguien tiene que haber visto como se llevaban a esa cría!

Dos horas más tarde Sherman recibía una llamada de Steve.

-Creo que lo tenemos, jefe. Un adulto parece que arrastra a una niña que podría ser la víctima, la mete a la fuerza en una pickup Toyota plateada y sale pitando. No tenemos la matricula y no se le ve bien la cara del hombre, pero estamos tratando de mejorar la imagen para poder cruzar datos. Te paso algunas fotos al whatsapp.

-¡Estupendo, Steve! Informa al minuto de lo que encuentres, nosotros vamos a volver allí. ¿Tienes localizada la cámara?

-Sí, está en la parte trasera del aparcamiento, orientada a la zona más próxima al gimnasio. Pero hay algo más, Sherman.

-Dime.

-Tú, no has visto las noticias, ¿verdad?

-No, no hemos parado ni un momento para… ¡joder! ¿Es que ya se han enterado?

-Si, de momento lo están dando en las cadenas locales; algunas empiezan a relacionar los dos crímenes y a sacar sus propias conclusiones: marcas, corazones arrancados, rituales, sectas… ya te puedes imaginar.

-El morbo vende, chico. Lo siento por esos padres, ahora van a tener acampados frente a su casa a todos esos buitres a la caza de una foto. Gracias Steve, nos vemos en un par de horas.

Chicos -dijo a Marcia y Wallis- se avecinan complicaciones. De momento tenemos una Toyota pickup plateada donde metieron a una niña a la fuerza, junto al concesionario de la VolksWagen, vamos a volver allí ahora que sabemos lo que tenemos que preguntar…

Algunos comentarios off-topic. Como veréis estoy imitando el ritmo narrativo de algunas series y películas del género, y como habréis reconocido usando o abusando de tópicos y lugares comunes. De hecho, estoy dividiendo este relato en escenas más que en capítulos.

Uno de los conceptos que estoy practicando aquí es como rellenar los saltos en la trama, es decir, como integrar en las escenas lo que ha ocurrido desde que terminó la escena anterior. Esto no puede ser explícito, sería un verdadero rollo, y me estoy obligando a enlazar de forma más sutil. Por ejemplo, en esta escena se ha pasado de la llamada del forense a una búsqueda en la zona donde pudieron secuestrar a la niña, saltándome un montón de acontecimientos. Cito a los padres, a la prensa, la similitud de las marcas… de forma que el lector encuentre esos “anclas” con lo que ha sucedido y no está en el relato, pero bien se lo puede imaginar.

Mis severas carencias en la elección de nombres de personas y lugares me han hecho delegar en google maps; cualquier parecido con la realidad es culpa de algún satélite, no mía.

Y voy escribiendo a impulsos, sin plan, sin esquema. Según se me ocurre. Supongo que en algún momento esto me llevará a contradicciones o a algún callejón sin salida. Pero así voy a seguir, al menos mientras me divierta y me sirva para seguir aprendiendo.

Espero que os guste, y sobre todo espero vuestras críticas que me puedan ayudar a ver mis fallos y a mejorar. Muchas gracias.

 

Anuncios

Un comentario en “Donde los buitres avistan una presa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s