Intenciones.

Los que leéis alguna vez este blog sabréis que suelo hablar de mi aprendizaje, que llamo ejercicios a los distintos escritos que dejo por aquí y que abordo este proceso de aprender a escribir cargado de modestia, como no podía ser de otra forma cuando, como yo, se viene de la nada.

Llevo ya algún tiempo con esto, a lo que habría que sumar las cosas que he escrito antes, desde aquellas primeras cartas que no enamoraron a nadie hasta los sucesivos intentos frustrados de escribir un libro que se quedaron en uno o dos capítulos y un montón de buenas intenciones.

Son muchas letras ya, y tal vez sea hora de ir poniendo un poco de orden. Creo que con todos estos ejercicios e intentos de los últimos meses he avanzado algo: más vocabulario, he mejorado algo la expresión, vinieron algunas ideas interesantes e incluso he construido algún pequeño relato que se sostenía. Pero tengo mucho que mejorar todavía. Eso quiere decir, en lo negativo, que soy consciente de lo mal que escribo, y en lo positivo, que creo en mis posibilidades de mejora.

Y en consecuencia he decidido plantearme algunos objetivos. De la misma forma que hasta ahora he compartido con vosotros mis textos, y también mis inquietudes, y he recibido a cambio vuestras críticas que tanto me están ayudando, me parece interesante hablaros ahora de lo que pretendo hacer, de las carencias que tengo que superar y de las áreas que quiero trabajar.

En primer lugar, creo que tengo que trabajar en la estructura de los textos. He de profundizar en el armazón lógico que hay detrás de las historias, atreverme con tramas más complejas y empezar a definir esa estructura de forma previa a la construcción del relato. Y si hablo de argumentos complejos, complejas han de ser también las ideas, pues ellas son el contenido y por muy elaborado que sea el continente, si esta vacío, de nada vale.

Por otra parte noto que mis personajes no suelen estar bien definidos, ni caracterizados, ni resultan creíbles. No pienso que el camino sea extenderme en su descripción, sino tenerlos bien pensados. Esa es la clave. Saber crearlos y darles rasgos y personalidad propios, de forma que se traduzca al texto solo lo necesario para que adquieran presencia y carácter. Además, sin personajes es complicado que haya emociones, y este es otro aspecto en el que tengo que esforzarme.

Y en tercer lugar está la intención. Por mucho que se estudien técnicas y recursos, se adquiera vocabulario o se defina un estilo, es la intención la que domina cualquier arte: el por qué y el para qué se utilizan esas herramientas, con qué intensidad, en qué momento… En un gran cuadro cada pincelada tiene intención, y a su vez cada forma y silueta la tiene, y cada color, y la composición, y los volúmenes, y la luz, y el movimiento, y los contrastes y perspectivas, y desde luego el propio cuadro tiene una intención general que es a su vez reflejo y modelo de todas esas pequeñas intenciones. Este es con diferencia el reto más complejo, y por tanto el que más merece la pena.

El camino va a seguir siendo el mismo que hasta ahora. No estoy preparado para abordar grandes proyectos, no todavía. De seguiré haciendo ejercicios sencillos en formato libre, picando de flor en flor por todos los estilos (siempre en prosa, claro) y con mucha libertad creativa, pero tratando de trabajar y aprender en esos tres objetivos.

Como ya he mencionado, vuestras críticas son la mejor ayuda que puedo tener. No tengo maestro, ni nadie que me señale los errores aparte de vosotros, y por tanto es lo que más os puedo agradecer, especialmente a Fran que tantas molestias se toma conmigo.

Sinceramente, los mensajes de ánimo son siempre bienvenidos, pero ¡cuanto daría yo porque en este mundillo existiera también el botón de “no me gusta” para poder saber cuando he hecho algo mal! Pues de los éxitos poco se aprende, pero la enseñanza que dejan los errores propios son de un valor incalculable. No me privéis de saber en qué me equivoco.

Por eso os pido a vosotros que me leéis que critiquéis mis ejercicios sin ningún tipo de piedad ni miramiento, pues ese es el mayor favor que podéis otorgarme. No temáis que me ofenda o me lo tome a mal: mi autoestima no es mucha, pero es de buena calidad: no arde.

Muchas gracias a todos.

Anuncios

13 thoughts on “Intenciones.

  1. Bueno, yo INTENCIONALMENTE, no juzgo. Es mi principal valor, observo y escribo, pero eres un grandísimo idiota, te he reblogueado varias veces, he escrito que quiero conocerte, he dicho que estás trascendiendo y tu ni cuenta te has dado, porque tus devaneos solo se centran en ti. Podrías leer a otros, generalmente, yo me tomo mi tiempo para hacerlo. Podrías ver que estoy haciendo yo. Que escribo, que publico, como es mi prosa, como es mi verso. Pero no lo haces, fuiste mi primer seguidor y leerte me inspiró. Al principio yo no sabía que hacer con wordespress, ahora lo leo, ahora lo entiendo un poco más, siempre con la mente de principiante. Así que mi querido amigo si querías una crítica constructiva lee más a tus compañeros de letras, sé que quita tiempo, pero tomate un tiempo y espacio para ello, porque hasta eso enriquece y hasta inspira cuando no tienes inspiración. Abrazos de Luz.

    Me gusta

    1. Lamento sinceramente si hay algo que no he hecho y te puede haber molestado de alguna forma, como lamento no tener tiempo para poder leer las publicaciones de los más de 500 blogs que sigo. Eso obliga a seleccionar mucho, es imposible abarcarlo todo, y por eso mismo comprendo perfectamente que de los casi 500 seguidores que tiene mi blog sean solo unos pocos los que interactúan con el. Es algo intrínseco a la propia naturaleza de esta red, los contenidos no son sencillos y ligeros como en otras redes, y resulta imposible estar a todo. Por otra parte, esta red no es tanto de las personas como de lo que crean las personas y de lo poco que muestran de sí mismas. Aquí el fondo no es estar al corriente de las vidas de los demás, sino de sus textos y sus inquietudes literarias o de otro tipo, pero fundamentalmente temáticas. Eso impone afinidades e intereses comunes, y para poder manejarlo existen las listas: gracias a ellas leo a mucha gente a la que no sigo, y a veces descubro a gente a la que puedo apoyar, sobre todo gente que empieza y merece más repercusión; me esfuerzo en hacerlo, y trató de dar ese mismo empujoncito que me dieron a mi, pero eso no es un contrato, ni lo asumo como una obligación: leo lo que me interesa o me llama la atención, reparto mi interés con cuidado porque tengo muy poco tiempo para esto, y trato de corresponder a quienes se interesan por mis textos, pero no siempre lo consigo, y no siempre soy justo a la hora de repartir el tiempo que dedicó a esto.
      En cuanto al uso del “me gusta” y el comentario, en mi caso yo digo que algo me gusta cuando me gusta, porque si le diera a ese botón en todos los casos estaría mintiendo.
      Así que si no le doy suele ser porque no he leído el texto, y a veces porque lo he leído y no he encontrado motivos para darle. Me parece lo más honesto.
      Por último, y desde lo que pienso y acabo de comentar, aclarar que cuando pido críticas es sobre mis textos, no sobre mi persona: para criticarme a mi, antes habría que conocerme, y si quisiera mostrar mi vida a los demás estaría en Facebook, no aquí.
      Muchas gracias por tu interés y por rebloguear, disculpa si no los supe ver y agradecer, pero piensa que este es un sitio para dar, para compartir y para mostrar, sin esperar nada a cambio, o al menos así lo veo yo.

      Le gusta a 2 personas

      1. El que sigue por ser seguido y el que lee y comenta por ser leído y comentado no entiende que en este medio nadie se ha de sentir con ningún tipo de compromiso u obligación ni comprende que, al igual que la lectura, el interactuar ha de ser por propia voluntad y no impuesta.

        Le gusta a 2 personas

      2. Israel estoy en un momento en que nada me molesta ni que me quita la paz. Lo unico que me quita la paz es la escritura. Este arte que me apasiona. Deja de pedir que te critiquen. Los escritores no juzgamos, no nos distraemos, existe gente preparada para eso. Nosotros hacemos nuestro trabajo y le guste a quien le guste es ya otra cosa. Estamos unidos por un sistema de coordenadas intangibles en el que nos colaboramos uno a otros. Somos lo que escribimos. Deja de buscar criticas. Yo soy generosa con los que sigo no solo porque hacen un trabajo impecable sino porque aprendo de ellos. Recuerda que el trabajo puede ser pequeño pero la intencion grande. En gratitud conciente.

        Me gusta

  2. No te exijas tanto y atrevete a escribir y autopublicar, que nadie está exento de cometer errores. Lanzate a la aventura y podrás contar conmigo para hacer de lector cero, es decir, para ayudarte en lo que sea menestaer si es que está a mi alcance.

    Saludos

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias, Fran, te tomaré la palabra en su momento, porque tengo la seguridad de que serias objetivo, y lo que se espera de un buen crítico es la verdad aunque duela.
      Pero todavía no estoy para eso, tengo que seguir probándome y practicando con relatos cortos, hasta que un idea llegue una buena idea y decida dar el salto.

      Me gusta

  3. A veces me gustaría ser tan…no sé cómo decirlo…¿matemático?, ¿”diseccionador” (palabro que acabo de inventarme)? No sé tienes una capacidad excelente para observar cada pieza por separado y sacar el máximo partido a sus funciones.
    A mí me falta bastante de eso, de estudiar cada elemento y exprimirlo… quizá me dejo llevar demasiado por impulsos y por eso no consigo perfeccionar.
    Y por lo que veo también me enrollo y mucho. Conclusión: que eres constante y estás siempre intentando aprender, ese es el buen camino.
    Besacos!

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias, cada maestrillo tiene su librillo… supongo que tengo el majin un poco cuadriculado, y me influye haber trabajado algunos años de analista de software, y en general toda mi vida profesional se ha basado en una dinámica problema-solución. El caso es que tengo una relación sentimental con las matemáticas (mi mujer está al corriente😂) y las aplico consciente o inconscientemente a casi todo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Una actitud muy modesta e inteligente la tuya. Supongo que ya lo haces, pero como consejo para un aspirante a escritor pienso que una de las mayores ayudas es leer mucho, intentando combinar autores contemporáneos con clásicos. Un abrazo y mucha suerte.

    Le gusta a 3 personas

    1. Muchas gracias, Mayte. Lo hago, como creo que hacemos todos. Es fundamental, pero creo que no basta con leer, hay que tratar de buscar esa intención en el autor, de comprender la obra, y para eso ayuda mucho leer los comentarios y análisis que a veces acompañan al texto en las ediciones de los clásicos. Un buen ejemplo serían los comentarios del propio Umberto Eco a “El nombre De la Rosa”

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s