Tiernas manos deciden nuestro destino.

-¡Siete!

-Jo, tío, ¡vaya suerte tienes!

-Jejeje, es lo que hay, chaval. A ver, a ver…. cojo cuatro ejércitos y… ¡tres cartas de acción!

El pequeño tomó de la caja cuatro pequeñas figuras de soldados y las colocó sobre el extraño tablero en distintas zonas de colores vivos que representaban los países que él controlaba. Después sacó del mazo las tres cartas.

¡Ahí va! -pensó- ¡Una de inmunidad! Y esta es… una epidemia, y esta otra… ¡mierda!, ¡una crisis financiera!

-Venga, haz ya la jugada que no tenemos toda la tarde – le dijo otro de los niños, ansioso por que llegara su turno.

-Espera, hombre. Mira, por hablar, ahora voy a usar esta carta de epidemia en… ¡Guinea! ¡Chúpate esa! ¡Tu población se acaba de reducir a la mitad!

Y en ese mismo momento, en un pequeño planeta a cientos de años luz de la gigantesca nave espacial, los informativos comenzaron a hablar de la catastrófica epidemia que se acababa de declarar en un pequeño país del centro de África y que ya estaba acabando con cientos de miles de vidas.

-Joder, que mala leche. ¿Es que te he hecho algo? ¡Siempre la tomas conmigo!.

-Eso por meterme prisas, que llevas todo el rato igual. Y ahora vas a ver: Muevo dos ejércitos de este país de aquí y… ¡te ataco con diez ejércitos a… comosellame!

-¿A cuál? ¿A este? Ahí pone Siria. A ver si por lo menos respetas las reglas: hay que decir el nombre del país.

-Pues eso, Siria. Anda, ¡coge los dados y ya puedes ir tirando!

Los dados decidieron sumar cinco, y al instante perecieron unos cuantos miles de personas en el lejano planeta, víctimas de un bombardeo.

-¡Menuda suerte! Pero ahora vas a ver. Me toca a mí: Uso esta carta de golpe de estado en… – su pequeño dedo paseó dubitativo por el tablero buscando las posesiones de su rival – …ese país de Centroamérica y…

-¡Niños! ¿No va siendo ya hora de merendar?

-Jo, mamá, déjanos jugar un rato más…

-Va, pero en media hora os quiero a todos en la cocina, ¿ok? ¡Y dejadlo todo bien recogido!

-Si, mamá, seguro. ¡Qué pesada! – dijo el niño que esperaba turno a sus compañeros, mientras bailaba en sus dedos una carta con un gigantesco hongo de humo y fuego.

 

 

Anuncios

11 thoughts on “Tiernas manos deciden nuestro destino.

  1. El relato se interpreta desde la primera frase. Eso sí, cada uno puede hacerlo a su manera, aunque el resultado es el mismo, somos unos peleles en manos de algo superior: llámalo dioses, gobernantes o intereses ajenos.
    Este Jumanji no me gusta nada, da mucho miedo…
    Besacos Israel!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. La idea es muy sencilla, y nada nueva por cierto. No solo Jumanji, hay más historias similares, y todas tratan sobre lo mismo: el destino es resultado de un juego inocente gobernado por el libre albedrío de unas criaturas que lo definen en función de sus propios deseos e inquietudes. Eso era el Olimpo clásico, donde las tensiones entre los dioses se reflejaban en el devenir de la gente.
      Da en que pensar, y ¡de eso se trataba!
      Un abrazo, compañera.

      Le gusta a 1 persona

    1. O es lo que no deberíamos ser, ¿verdad? Esos niños podrían ser una metáfora de los poderosos que deciden el destino de millones de personas. ¿Lo hacen conscientemente o es solo un juego para ellos? ¿Son así de frívolos al mover las piezas? ¿Acaso son coherentes con la responsabilidad que conlleva cualquier poder?

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s