Atraco a las dos… ¿O era a las tres?

-¡Quieto todo el mundo! ¡Esto es un atraco! 

El hombre con el casco de motorista dejó una bolsa de viaje sobre el mostrador y encañonó al operario.

-Al primero que se mueva lo dejo seco.

-Pero, ¿tú estás de broma o qué? – le respondió con una cara entre miedosa y divertida.

El atracador le puso el cañón ante los ojos.

-Vamos, ¡llena la puta bolsa!

-Que la llene. Vale, pero ¿de qué? 

-¿De qué va a ser? De pasta, joder, ¡billetes! Ah, y dame también algunas monedas que tengo un taxi esperando en la puerta.

-¿Un taxi? Pues sí que ha cambiado la cosa. ¿Qué fue de aquello del compinche esperando con el coche arrancado..?

-Este oficio ha perdido mucho, entre las cajas de apertura retardada y la competencia desleal que nos hacen los políticos… Vamos, que no da ni para llegar a fin de mes. Hay que reducir costes. ¡Si te digo que hasta la pistola es alquilada…! pero… ¡Bueno! ¡Vamos a lo que vamos! ¡Saca la pasta de una vez!

-Aquí no tenemos dinero.

-¿Cómo qué…? Esto es un banco, ¿no?

-Si, claro, esto es un banco, pero ¡de semen!

En el silencio que se produjo en ese momento todos los que estaban en la sala pudieron oír el chirrido de los engranajes dentro de la mente del ladron, tratando de asimilar el concepto.

-Joder, joder, ¡joder! Dos semanas preparando el golpe y ahora resulta que es un banco de ¿qué?

-De semen. ¡Lo pone bien claro en el rótulo de la fachada! -respondió el operario mirando fijamente al nueve milímetros que le seguía apuntando- Mire, aquí vienen los hombres, les damos un botecito y una revista guarrilla y…

-Ya, ya, que me va a contar, he venido cuatro veces en los últimos días  -le interrumpió impaciente.

-¡¿Que has venido cuatro….?!

-Pues claro, para preparar el golpe. Uno es un profesional. Cuatro veces. ¿Es que no me reconoce? ¡Ah, claro, el casco! Bueno, que he estado aquí antes, ¿vale? Tendrás que confiar en mi palabra, porque el casco no me lo puedo quitar, es lo primero que nos dicen en el cursillo de prevención de riesgos.

-Te creo, te creo. Pero, ¿Cómo no te diste cuenta de lo que era esto?

-Pues…. Uno viene a buscar las cámaras, controlar al personal, las vías de escape y esas cosas, y no se fija en esos detalles.

-Pero hombre,  ¿no te parecía raro lo del botecito y demás?

-Algo si, la verdad. Recuerdo que pensé “hay que ver cómo se pasan en esta sucursal identificando a la gente que va a sacar dinero”. En mi banco les vale con enseñar el DNI, pero uno ha visto ya de todo. Es lo que tiene este trabajo, todo el día de un banco para otro… ¿Sabe cómo me llaman en el barrio? ¡el valija!

-Perdone -se atrevió a decirle una enfermera desde su mesa-, estoy pensando que si quiere, más abajo hay una sucursal, y si no en la calle de atrás hay un par de joyerías…

-¿Y a ti quién coño te ha dado la palabra, gilipollas?

-No, nadie, pero, vamos, que lo decía por usted, para que no pierda el día… Que digo yo que ya que va con el casco y la pistola podría aprovechar y…

-Aquí todo lo vemos muy fácil, ¿no? ¡Perdone usted, pero esto tiene su preparación, oiga! Hay que estudiar bien la oficina, ver dónde están las cámaras, escoger la hora adecuada… ¡Que no se levanta uno y dice “mira, hoy voy a atracar un banco”! Si supiera la de tutoríales que me he tenido que mirar en internet, cursos, ¡de todo!

-Pues se ve que se ha saltado la parte de leerse los rótulos ¿no? 

-No, si al final aquí va a correr la sangre…

-Hombre, es que no podía estar más claro…

-Lo que está claro es que yo no voy a irne con las manos vacías. A ver qué tenemos por aquí…

-Poca cosa…

-Me vas a dar ese cuadro. A ver ese movil… ¿Un Samsung? Déjalo, no sea que me salga ardiendo todo el botín. Pero el reloj ese si que me lo llevo, e id vaciando las carteras. Ah, y sácame las revistas esas, que la última vez me deje una a medio leer.

-Yo insisto en lo de la sucursal, seguro que le iría mejor que aquí. Y estamos a mediados de mes, que no hay cola ni nada.

-Los planes son los planes, chica. Si uno no es íntegro y formal no tiene ningún futuro en esta profesión.

-Pues con lo que llevas no vas tener ni para el taxi. – dijo el operario.

-joder, es verdad, lleva más de media hora esperando… ¡A ver si voy a tener que atracarle para poder pagarle! Tú mira bien, que algo tiene que haber por aquí que tenga valor.

-¡Cómo no te lleves las muestras! -dijo el operario y empezaron todos a reír.

-Pues mira, ¿Por qué no?  Si las guardan en un banco es porque tiene que valer algo, ¿no?

-Tengo que reconocer que el argumento es irrefutable, amigo -respondió rompiendo su silencio uno de los que estaban sentados esperando turno- pero le recomiendo encarecidamente que no se le ocurra atracar un banco de peces.

Las risas se escuchaban ya desde la calle.

-Venga, !trae acá esas muestras!

Y acto seguido el operario entró en la cámara frigorífica, para volver a salir trayendo los tubitos que había sacado de su baño en nitrógeno líquido. Cada probeta iba etiquetada con el nombre del donante y sus datos personales.

-Aqui tienes. Hay que conservarlas en frío.

-No será por lo de los anisakis, ¿eh? En fin, menos da una piedra. ¡Hasta más ver!

Y salió por la puerta cargado con su pistola y su bolsa de viaje llena de muestras, algunas de ellas con apellido ilustre.

-Ya estamos – le dijo al taxista -, y ahora lléveme de nuevo casa.

-Allá vamos. Por cierto, si quiere se puede quitar el casco ese, ¡cualquiera diría que viene de hacer un atraco!

-¿Un atraco? ¡Qué va! ¡Al final ha sido un secuestro!

Anuncios

6 comentarios en “Atraco a las dos… ¿O era a las tres?

        1. Es la única excusa que tengo, ¡hasta ahora ha funcionado!!😂😂

          En serio, es complicado deshacerse de todos los vicios que tengo al escribir. Poco a poco… Si me paro en los detalles pierdo el impulso, y de nada me serviría escribir textos impolutos que no tuvieran algo de enjundia y frescura. Prometo mejorar, pero poco a poco!!

          Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s