El centro del universo.

Como ya conté, llevo unos días atrapado por una historia. La fiebre se mantiene pertinaz e incólume. Aunque no he tenido tiempo de poner negro sobre blanco todo lo que me está pariendo esta imaginación desbocada, el flujo no cesa.

Anoto como puedo todo lo que viene, desde las ideas más estúpidas a las estupideces mejor ideadas; me paso el día pensando solo en esto y lo demás ha bajado al nivel de circunstancia. Injusto e improductivo, pero no consigo evitarlo. Ni quiero: me da miedo que esto pase sin más y me quede sólo con una maraña deslabazada de ideas que nunca llegaron a ser una historia.

Como resultado, todo empieza ya a tener sentido: tramas, mapas, personajes, escenarios y sobre todo propósitos e intenciones van encajando en un mosaico que empieza a ser complejo (me encanta!). Creo que después de muchos años buscando algo lo he encontrado donde menos lo esperaba. (Luis te debo una!)

Y como secuela os he robado el tiempo que dedicaba a leer y comentar. Lo siento. Siempre he creido que nadie es el centro del universo y que estos medios deben ser mucho más para dar, que para recibir. Pero este equilibrio de ahora es tan frágil e inestable que no quiero hacer nada que pueda romperlo. He encontrado una idea y también un propósito. Visualizo el resultado. Y voy a llevarlo a término.

Aún a costa de sacrificios.

En consecuencia he redefinido mis prioridades con respecto a mi ciber-vida. Mantengo en primer lugar textos solidarios (mañana sábado por fin tendré unas horas, ergo, mañana solidaria), después escribir esta historia, y después todo lo demás.

Así que os pido perdón por adelantado: Necesito ser un imbecil por un tiempo. Siempre he creido que lo mejor que podía hacer era ayudar a los demás, y lo sigo creyendo firmemente, pero necesito unas vacaciones de mí mismo; tengo que entregarme a esto en cuerpo y alma.

Espero que me sepáis comprender. En contra de mis ideas, ahora tengo que ser el centro de mi universo. Podéis seguir contando conmigo para cuanto necesitéis, pero os pido por favor que no interpretéis mi ausencia como olvido, ni desidia, ni desinterés: son solo unas vacaciones. Los aprecios sobreviven a las distancias cuando son sinceros.

Muchas gracias, un enorme abrazo a todos los que me ayudáis a querer ser mejor persona (frase robada en Hollywood, pero muy apropiada al caso).

¿Quieres leer más?

Sigue este enlace para acceder al indice completo de entradas publicadas y a contenidos adicionales de esta historia.

Anuncios

3 thoughts on “El centro del universo.

  1. Debes mirar por ti, Israel, y tomarte el tiempo necesario para hacer lo que deseas. Todos aparecemos y desaparecemos según nuestras circunstancias y no por ello debemos sentirnos culpables.
    Que estas vacaciones blogueros te cundan mucho y nos veremos algún día (todos volvemos)
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s