Días de vino y rosas.

Dice un holandés de nombre impronunciable que en el Sur nos gastamos el dinero en alcohol y mujeres. Se trata de un alto mandatario de la comunidad europea, un individuo cuya elevadísima cualificación queda patente en esta foto donde trata de penetrar con su sublime intelecto las complejidades del funcionamiento de una campanilla.

Lo traigo aquí porque nos ha dejado esa declaración sobre nuestros vicios, en palabras ofensivas para muchos de las que sin embargo no se retracta. Yo quiero verlo en positivo. Tal vez solo pretende que aprendamos de la cultura ejemplarizante de su propio país, Holanda.

Si, a lo mejor tenemos que empezar a exhibir a nuestras mujeres en escaparates, con menos dignidad que ropa, para que clientes y turistas disfruten gratis (porque la cosa va de no gastar) de su avanzado concepto de la igualdad de género. O tal vez hemos de diversificar nuestros vicios patrios incorporando el cannabis en sus diversas presentaciones a nuestra estricta y anodina dieta alcohólica. O puede incluso que el mensaje sea más profundo y resulte que tengamos que gastarnos nuestro dinero en bicicletas, en mantequilla o en tulipanes.

Mucho hemos de fijarnos en el ejemplo de su país, una tierra tan avanzada y abierta a nuevas ideas que Van Gogh no tuvo arrestos de vender allí ni un puñetero cuadro durante toda su vida. Unos visionarios estos holandeses, si. Los mismos que ahora nos critican por nuestras costumbres pero resulta que están locos por el sol y por venir de vacaciones a esta tierra del despilfarro. A gastar su dinero, si, pero quede claro que únicamente en libros o en entradas para los museos. Todo lo más, una ración de paella, si no son de los que vienen ya con los bocadillos desde casa. Pero por favor, que nadie piense que estos seres tan pulcros y honestos andan despendolándose en nuestras playas, secándonos los bares o retozando con meretrices, porque eso sería tan impropio y ajeno a su esencia que el propio Calvino acabaría dando saltos en su tumba.

Trato de verlo en positivo, pero es tan absurdo todo esto que cuesta entender la intención de este sujeto al escupir tales afirmaciones. ¿Cuando hace que no viene por aquí para ver nuestras carreteras, nuestros colegios o nuestros hospitales? ¿O acaso es que sí que ha estado en el Sur y habla con conocimiento de causa… pero basándose en su propia experiencia? ¡A saber dónde puede haber estado! ¡Que esto es muy grande y es muy fácil perderse cuando no se tienen muchas luces! De hecho, es muy fácil perderse si solo se siguen las luces rojas. ¡Pero bueno! ¿es que ya no dan folletos en las agencias de viajes?

En fin, el tipo es un alto cargo de la Unión Europea y no podemos dejar pasar sus palabras sin intentar al menos una reflexión o buscarle un argumento: Nos está reprochando lo que hacemos con el dinero, como si fuera su propio dinero, ¡como si aquí no trabajara nadie y todos viviéramos de las ayudas comunitarias! ¡Como si no estuviéramos pagando su propio sueldo con nuestros impuestos!

¿Y aún así se atreve a despreciarnos por lo que supone que hacemos con el fruto de nuestro trabajo?

Pues no tiene ningún derecho a hacerlo. Pero nosotros sí, porque resulta que contribuir nos da derecho a exigir, hacienda dixit. Así que como buen contribuyente, le rogaría a este infausto holandés que en ejercicio de la debida transparencia acreditara en qué se ha gastado el dinero que le pagamos entre todos.

Y muy especificamente, ya que la cosa va de vicios, que nos dijera donde ha comprado lo que se ha fumado antes de decir esas palabras.

Pero puede que haya un problema de fondo. Y como yo ya he escrito bastante por hoy, le dejo un video que tal vez podría ser de utilidad. Nunca se sabe…

 

 

 

 

 

 

Anuncios

12 comentarios en “Días de vino y rosas.

  1. Estoy muy de acuerdo con lo que dices.
    Ahora creo que se podrá entender como de indignados nos sentimos los andaluces cuando este mismo tipo de afirmaciones salen de la boca de otro español, algo que pasa muy a menudo…

    Muy buen artículo como siempre. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, un refrito de topicazos sazonado con un poco de sarcasmo y final a la italiana. El fondo es ese: no se puede empaquetar a la gente y ponerle un puñado de etiquetas. Si en cualquier de nosotros es un mero defecto, una pequeña crueldad de andar por casa, en alguien cuyo cargo mis representa a todos es imperdonable.

      Le gusta a 3 personas

      1. Completamente Israel. La verdad es que personalmente siempre he detestado que se le pongan etiquetas a cosas o personas resultando ser en la mayoría de las ocasiones meros topicazos. Gracias por compartir como siempre y hasta pronto 🙂

        Le gusta a 1 persona

  2. “La verdad es que no se puede ser más claro, pero sí se podría haber escrito mejor”.
    En el segundo párrafo “sin embargo” debería ir entre comas. Te has dejado sin tildar en tres ocasiones un adverbio de afirmación. En el quinto párrafo, en la primera interrogante, has usado “Cuando” en lugar de Cuánto. Y en el párrafo sexto te has olvidado de poner una coma precediendo a un pero.

    Espero que entiendas el tono irónico que le otorgan las comillas al enunciado.

    Saludos cordiales

    Le gusta a 1 persona

      1. Bueno, tampoco está mal eso de equivocarse, de hecho, si no fuera por eso, igual ni siquiera habríamos intercambiado ningún punto de vista ni conversado.
        Ya sabes o deberías saber que en este medio como en la Vida de todo se puede sacar algo positivo.

        Saludos

        Le gusta a 1 persona

  3. Ja ja y ja, ¿pues qué quieres que te diga? Que me troncho. No te sofoques, Israel, sus propias palabras ya le bautizan como ignorante y fantoche. Un tipo con este cargo no debería dejarse llevar por topicazos. Una cosa es que cualquiera de a pie diga que todos los americanos están gordos por zamparse hamburguesas a diario y otra cosa sería que esas palabras saliesen de Rajoy, por ejemplo.
    En cuanto a la entrada, me ha encantado las ironías. Besacos Isra

    Le gusta a 2 personas

  4. Completamente de acuerdo con tus palabras, amigo. Y agregaría que ese pollo al viajar a España de vacaciones, seguramente lo hace llevando chancletas con calcetines, cosa que debería inhabilitarlo de por vida para “Venir al Sur”…Jeje! para tópicos, topicazo y medio! Hasta donde sé, hasta sus propios compatriotas están locos por darle un “release”. saludos

    Le gusta a 2 personas

  5. Me temo que no es el único que opina así, y por eso nos machacan vilmente a los países del «sur», intentando tenernos bajo su yugo, asfixiando nuestra economía para que seamos su finca de vacaciones.
    Palabras así retratan a esos individuos, ¡Pobre ignorante, la envidia le corroe por dentro!
    Muy bueno, Israel, ha sido un placer leer tantas verdades. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s