La máquina del tiempo.

Y allí estaba yo contemplando como la máquina con su incesante martilleo se adentraba en el pasado, cientos, miles, tal vez millones de años atrás, desentrañando a cada golpe los misterios que aún hoy enturbian el sueño de científicos, filósofos, historiadores y poetas. 

No podía creer que un mecanismo tan sencillo pudiera lograr lo que Wells, Lovecraft, Heinlein o Asimov tan solo se atrevieron a imaginar recurriendo a complejos artilugios incomprensibles. 

Ante mi tenía la explicación, clara y rotunda, la verdad desnuda que tomaba cuerpo en la forma de una sonda adentrándose en el pasado de la tierra golpe tras golpe, hollando suelos que nadie más había pisado, mostrando materias de tiempos ignotos, transitando por los eones con su incesante y estremecedor clan-clan-clan.

Cuantas veces soñamos imposibles que no reconocemos si los tenemos frente a nosotros. Cómo nos perdemos en explicaciones, cómo especulamos con la realidad, cuando ella misma se nos muestra limpia y despojada de artificio, para que no tengamos que creer, sino simplemente pensar.

No, está no es una historia de ciencia ficción: el misterio esta vez no se quedará sin desvelar. Lo he visto, es real, y además he podido obtener una prueba.

Aquí tenéis… la máquina del tiempo!

Anuncios

7 thoughts on “La máquina del tiempo.

  1. Tan interesante como instructivo, pese a ello, he de hacerte saber que: cuando como puede ser sustituido por la locución por qué, de qué manera o de qué modo has de escribirlo con tilde, y puestos en harina, informarte de que en el tercer párrafo falta otra de estas en el pronobre que te identifica como la persona que está escribiendo y también de que utilizando un par de comas en el primero habría estado más acertado o correcto, como prefieras: “Y allí estaba yo contemplando cómo la máquina, con su incesante martilleo, se adentraba en el pasado cientos, miles, tal vez millones de años atrás, desentrañando a cada golpe los misterios que aún hoy enturbian el sueño de científicos, filósofos, historiadores y poetas”.

    Tómalo como una sugerencia.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Y a Terminator, Hank Morgan, el coronel Taylor, Superman cuando se montó su tiovivo planetario, el propio Austin Powers y hasta Bill Murray que no tenía otra cosa que hacer por las mañanas.

      Pero la fijación más intensa con viajar (y atornillarse) al pasado la tenemos en el cine español de las últimas décadas: parece que no había más tema que la guerra civil. Afortunadamente la especie va mejorando.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s