Sobre la marcha.

Los llaman trovos, troveros o algo parecido. Tienen la rara habilidad de componer poesías al vuelo. Prima la rapidez, la experiencia de encontrar la palabra justa en segundos y saber ponerla al final de una frase. Y compiten, rivalizan entre ellos, se lanzan frases envenenadas de rima imposible unos a otros, cual juglares en una justa donde las espadas riman en asonante.

Los he visto hace ya mucho tiempo. Nada que ver con un rapero que improvisa. Ideas al vuelo, rimas afiladas, entrenada improvisación de talentos frustrados y condenados a folclores en decadencia. 

Llevo tres entradas, cuatro con esta, en pocos minutos. A vuela pluma, sobre la primera ocurrencia, y ha sido ahora, al pensarlo, cuando he recordado a estos viejos poetas de pueblo. Nada que ver, desde luego, no me quiero tanto.

No creo que se haya perdido esta tradición, tendré que tomarme algunas molestias, merece que le dedique algo más que este pobre recuerdo apresurado.

Anuncios

2 thoughts on “Sobre la marcha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s