Muerte en clave de sol.

Parece que se están apagando las luces. ¿Es que va a empezar el segundo acto? ¿Ya? Pues sí que dan descanso… ¡Mierda! ¡tendría que haber ido a por ese café en vez de quedarme aquí sentado como un idiota hablando con Poveda!

Hay un límite para lo que se supone que uno tiene que hacer para llevarse bien con  un nuevo compañero. Unas copas después del turno, preguntarle por la familia… ese tipo de cosas. Pero ¿quién iba a pensar que esas famosas entradas de primera fila eran para ver a una reata de anoréxicas dando saltitos y a unas cuentas locas mariposeando vestidas con esas mallas? En fin, parece que se abre el telón… Mario, vamos, échale huevos y aguanta otra dosis de esto sin dormirte.

Que me expliquen a mí el interés que puede tener esa tipeja ahí espatarrada en el suelo sin mover ni un dedo. Igual es que se ha quedado dormida. No me extraña, con esta musiquita que gastan aquí, da hasta envidia…¡Menudo coñazo! Tantos años jugándome el pellejo y al final, en vez de caído en acto de servicio, uno va a terminar caído, si, pero en el segundo acto.

Joder, que se mueva o algo, ¿no? A ver si espabila ya que los músicos llevan un buen rato tocando. Venga, nena, vamos a trabajar un poquito que estas entradas han costado una pasta.

Coño, esto es raro.

Y ese que sale ahora no tiene pinta de bailarín, no…

¡Joder! A esa tía le pasa algo. A ver, ¡Ayúdala a levantarse hombre! Está como desmayada o… No la veo bien. Pero… Esa mancha roja en el tutú no parece… ¡Mierda!

-¡Poveda, tira corriendo para la entrada y procura que no entre ni salga nadie del puto teatro! ¡Pero YA! ¡Yo voy a subirme ahí arriba! ¡No! ¡No estoy loco, joder! ¡Y llámate a central! ¡Que vengan todos, si, todos, hasta las jodidas limpiadoras si hace falta! ¡Aquí se va a liar parda!

¿Por dónde se subirá al escenario? Suele haber una escalera…

A ver en el lateral…

No puedo atravesar por donde está la orquesta y…

Ah, ahí está. Vamos.

Joder, joder, joder, ¡lo que me temía!

-Tranquilos… ¡Cálmense! ¡Soy policía! ¡Saquen de aquí a toda esta gente! Usted, haga que bajen ese telón pero echando leches. ¡Venga, no se quede ahí parado como un idiota!

Joder, joder, joder…

-¡No la toquen! ¡No toquen nada! ¡¡Apártense todos!!

En toda la frente. Calibre pequeño, o… Pero… ¿Es que no hay orificio de salida? ¿Qué coño han usado? ¿Una escopeta de aire comprimido?

-¡Apartaos! ¡Fuera de aquí! ¡¡Quiero a todo el mundo fuera de aquí ahora mismo!!

Lo que faltaba, un manojo de histéricas gritando como locas… Piensa, Mario, piensa, hay que hacer algo para que se calmen, tenerlas entretenidas… Si, mejor a ponerlas a hacer algo.

-Tu, ve y tráeme una manta.

-Da igual joder. Si, eso mismo valdría.

-A ver, tú, tú y tú, quiero despejado el escenario. Ponedme en aquella pared a todos los que estaban aquí justo antes de abrir el telón. Nadie va a salir de aquí, ¿entendido? ¡Nadie! Y que alguien calle a esa niñata de una vez, ¡vais a provocar entre todos que el público entre en pánico, joder!

¡El público! ¡Tengo que evitar un desastre! ¿Cómo hago que se queden ahí sentados? ¿Se habrán dado cuenta? Porque si yo lo he visto, seguramente…

-A ver, ¿Quien manda aquí?

-Bien. Usted mismo. Acérquese. Toda esa gente de ahí fuera está empezando a ponerse muy nerviosa. ¡Hay que hacer algo! Tiene que hacer que continúe esto como si no hubiera pasado nada…

-Si, eso estaría bien. Haga que toque la orquesta.

-Lo que sea, da igual, ¡pero que toquen! ¡Ya!

-No, coño, ¡no encienda las luces! Déjelos como están. No quiero que vean todo este jaleo, y en la oscuridad estarán un poco más tranquilos. Como si no hubiera pasado nada ¿ok? Le hago a usted responsable de que haya calma ahí fuera, ¿entendido? Pues venga, ¡muévase!

Céntrate, Mario, la chica estaba ya en esa posición cuando la han matado, así que el disparo o lo que quiera que sea le ha venido de la izquierda, más o menos por allí. Sin orificio de salida no se puede estimar la trayectoria, pero por la posición que tenía yo diría que no le han disparado desde arriba…

-A ver, tú, ven aquí. ¿Tú aquí eres…?

-Eso, responsable de escenogra…leches. Da igual, Eso significa que estás todo el tiempo por aquí detrás pendiente de todo, ¿no?

-Bien. Cuando la chica…

-Si, joder, claro que está muerta. Ya no se puede hacer nada por ella, pero tenemos por aquí a un asesino y no queremos que muera nadie más ¿no?

-Pues cálmate y céntrate: Cuando empieza la escena, la chica está así colocada justo antes de abrir el telón, piernas totalmente abiertas, una mano casi en cada pié… eso… El torso girado a este lado, como echada sobre la pierna izquierda…  ¿Es así?

-Mira, dile a alguna de esas chicas que se coloque aquí exactamente en la misma posición que tenía la otra.

Vaya tela. No sé cómo pueden hacer eso, yo me partiría en dos. Lo que pensaba, tal y como está colocada, el disparo le vino de por allí.

-Dime, ¿cómo tenía ella orientada la cabeza? Tú la estabas viendo. ¿Hacia arriba? ¿De lado? ¿A dónde miraba?

-Si, ya me imagino que estaba todo oscuro y tal pero, vivís de esto, ¿no? Y estas cosas se ensayan, ¿no? ¡Lo habrás visto mil veces! ¿Como tenía la puñetera cabeza?

-Eso está mejor. Ahora contrólame un poco a toda tu gente, y recuerda bien donde estaba situado cada uno antes de abrir el telón. Ponme aparte a todos los que pudieran estar más o menos… por esa zona, ¿ok?

-Si, joder, a los de la compañía, a los tramoyistas y a todo el que anduviera por aquí. Hasta a los gatos si hace falta. Me la trae floja si estaban a tu cargo o no. Haz lo que te digo, ¡y hazlo ya!

Esto me va a costar una reunioncita de las buenas con los de arriba, pero yo pongo orden aquí como me llamo Marío.

Bien, aquí traen la manta. Mejor taparla a ver si se va calmando toda esta jaula de grillos. Tengo que relajarme un poco, joder, no son más que niñas…

Ahora que la veo mejor hay algo que no me cuadra…  Si, es curioso, solo hay sangre en el tutú pero no hay salpicaduras… ¿Qué arma puede dejar una herida tan limpia?

-Ah, eres tú, Poveda, ya ves el jaleo que hay aquí arriba ¿Has bloqueado las salidas?

-No lo sé, tardarán unos minutos, estamos cerca pero a estas horas… vete a saber. Espero que a los de seguridad no se les vaya de las manos mientras llegan. Oye, una pregunta, tú tampoco traes la pipa, ¿verdad?

-Pero… ¡Serás hijo de puta! ¿Al ballet? ¡Y no se te  ocurre pensar que ese bulto solo sirve para distinguir a un secreta del resto de la gente! ¡Tú mayor seguridad es pasar desapercibido! Tantos meses de academia y al final resulta que lo habéis aprendido todo de las películas… En fin, nos podría venir bien. Mira, ponme un poco de orden por aquí mientras examino el cuerpo. 

-¿Cómo que…? ¡Tienes que imponerte, hombre! No dejes que se te suban a las barbas: órdenes cortas y tajantes, sin miramientos. Ya vendrán después los psicólogos a remendarlo todo. Y ten mucho ojo, creo que ha sido alguien de los de aquí arriba, ¡procura que no se te escaquee nadie!

No, esto no es lógico. No he visto nada igual. Esta herida parece como si… ¡Como si le hubieran clavado una aguja! ¡Joder!

-¡Poveda! ¡Cachéalos uno a uno y busca cualquier objeto metálico puntiagudo! Si, lo que sea, ¡hasta las putas horquillas del pelo!

Por el suelo no se ve nada, aparte de todas esas señales. Deben ser marcas de referencia para colocarse o algo así… Si, la chica tiene los pies justo entre dos de esas marcas. Pero aparte de eso no hay nada. Vaya, ahí viene ese idiota otra vez.

-Si, soy inspector, de la policía nacional, estaba en primera fila, viendo la obra.

-Entiendo, hay que decirles algo, pero como les hable un policía entonces es cuando se va a armar. Salga usted ahí y dígales lo que se le ocurra, pero que no se muevan de los asientos y, por supuesto, que no salga nadie, ni a mear. Hasta que no vengan los de central y les tomen sus datos, de aquí no se va a mover absolutamente nadie, ¿Entendido? Procure calmarles. ¡Y que siga la música, hombre! ¡Han pagado una entrada, a ver si van a cabrearse ahora porque no les dan nada a cambio!

-Mire, no me joda… Invéntese algo, cualquier cosa menos la verdad. Venga, haga lo que pueda.

Esto se me va de las manos. Para cuando vengan los de Homicidios aquí no va a quedar nada en claro con toda esta gente pululando por la escena del crimen. Nunca mejor dicho: Escena. Escena…Escenario…vaya, ¿y si a lo mejor…?

-A ver, algún trabajador del teatro… Si, usted mismo, venga aquí.

-¿Qué se supone que son estas lineas y estos cortes en las tablas del suelo?

-Trampillas, claro, y las usan los magos para los trucos y demás. Hay que joderse, esto todo es mentira, ¿no?

-Mire, no tengo tiempo para eso. Aquí las preguntas las hago yo. ¿Qué hay aquí debajo?

-Si, claro que quiero. Acompáñeme. Poveda, que nadie se mueva de aquí ni se acerque al cuerpo, ¿entendido?

Joder, pues sí que es grande esto: pasillos, escaleras, sótanos, andamios… Un verdadero laberinto.

-Entonces estamos ahora justo debajo de la chica, y esa trampilla…

-Ajá. Ábrala, pero no toque nada más. ¿Hay alguna luz por aquí?

Pero… ¿Qué coño es eso? Parece una especie de… de nada. Joder, no sé si la gente pagaría lo que paga por las entradas si vieran como está esto de cagadas de ratas.

-¿Todo esto está siempre abierto?

-…y hoy no había magia ni montajes raros. Ya, ya. Total, que no podía haber nadie por aquí. ¿Quién más tiene llaves?

-Es normal, suelen tener llaves de todo. ¿Hay más accesos?

-Entonces no entiendo para qué le han puesto cerradura solo a esa puerta. En fín…

Con tantas trampillas y puertas aquí puede haber entrado cualquiera. Una pistola con silenciador, se levanta un poco una de esas trampillas y ¡pam! Pero, no, eso es muy expuesto y el disparo, o lo que sea, no le vino de tan abajo.

A ver, eso de ahí detrás parece un… si, un almacén, allí un aseo, y estos huecos de aquí… claro, la orquesta. Por aquí entran y salen.

-¿Se puede acceder aquí desde donde está la orquesta?

-¿Aquella puerta de madera? Perfecto. Mejor volvamos arriba. Cierre todo esto y procure que no entre nadie aquí.

Están tardando los de central. Esto va a estallar en cuestión de minutos y entonces no va a haber quien controle a toda esa gente. Tengo que pensar rápido porque cuando se llene el teatro de uniformes, vaya, la gran confusión, adiós a las pistas, adiós a las pruebas… y adiós al asesino.

Tengo que olvidarme del móvil. No hay tiempo de interrogar a la gente, ya lo harán estos… y ya aparecerán después los abogados jodiéndolo todo. No. Tengo que concentrarme solo en dos cosas: El medio, y no sé que puñetera cosa han podido usar para dejar esa herida tan perfecta, y la oportunidad. Eso. El asesino ha tenido una ventana de tiempo de unos 30 segundos con esa chica ahí inmóvil ofreciéndole un blanco perfecto.

Está claro. El jodido lo tenía muy bien estudiado. Preparado hasta el último detalle. Tiene que ser alguien de dentro. Alguien que conocía muy bien todo esto y sabía que esa chica iba a estar ahí en ese preciso momento, justo entre las dos marcas, durante el tiempo suficiente para pegarle un tiro.

No, esto no ha sido un impulso, ni un arranque de celos o algo así. Esto lo ha preparado al milímetro. Tengo que pensar como él. Joder, esta todo aquí, seguro, solo tengo que atar cabos. Y más me vale que sea rápido. El tío es listo; lo tenía todo previsto… excepto dos policías de paisano en primera fila: Si, tengo que saber aprovechar esa puta casualidad.

-¿Has encontrado algo, Poveda?

-¿Un vídeo dices? ¿Ese tipo de ahí? ¿Podemos verlo ahora? ¡Cojonudo!

Vaya, está tan oscuro que no se ve una leche. Y cuando se abre el telón y la enfocan con el cañón de luz, si, ya está muerta. Ha sido antes, justo antes…

-Pare. Vuelva atrás. Eso. Ahí, justo ahí. ¿No puede mejorar esa imagen?

-Vaya, no tenemos tiempo para eso. Pero veo que usaba un trípode y la imagen es estática, aunque no se vea una mierda. Yo solo busco un movimiento. Seguro que puede encontrar el momento en que recibe el impacto. Se tiene que haber movido, seguro.

-¡Ahí! Si, si, lleva razón, es muy difícil verlo, pero es en justo ese momento cuando la matan. ¡Si tan solo pudiera sincronizar ese momento con todo lo que estaba pasando…!

-¡Pues claro, Poveda! ¡Eres un puto genio! ¡La música! ¡Póngame el audio de ese momento! Poveda, si esto resulta, soy capaz de regalarte una entrada para el concierto de año nuevo en Viena.

¡Y tan estudiado! El cabrón le pega el tiro justo cuando la orquesta esta tocando la parte que suena más fuerte. Ese estruendo podría haber tapado perfectamente una detonación, y seguro que ha usado silenciador, o vete a saber que arma extraña, que hoy día se puede comprar de todo por internet, pero lo que está claro es que… ¡El hijo de puta la ha matado siguiendo la partitura! ¡Es un puto músico!

-Poveda, a ti te va todo este rollo… ¿sabes leer música? Ya sabes, partituras y todo eso…

-Ya, era mucho pedir, pero esto está lleno de gente que vive de eso. Localízame a alguien para quien un pentagrama no sea un banda de gorriones aposados en los cables de la luz. Y la partitura que estaban tocando.

-¿Es que no lo ves? Quiero saber quien estaba sin tocar en ese momento.

-Usted, acompáñeme abajo otra vez. ¿Hay algún plano o esquema de la colocación de la orquesta?

-Ya, de memoria. Demasiadas horas aquí, ¿no? No sé como lo aguanta.

Ahí están todos. Ratones de conservatorio. Es difícil creer que uno de estos haya sido capaz de…

-No, no abra la puerta. Desde aquí se les ve bien a todos. Suba y avise a mi compañero que baje aquí.

La verdad es que todos tiene pinta de no haber roto un plato en su vida. Hasta esa chica ciega del fondo. Todos los de este lado podrían tener un buen campo visual, me concentraré en esos. Clarinetes, flautas, oboes… todos tienen debajo las fundas de los instrumentos… ¡si pudiera abrirlas seguro que encontraría el arma! Pero se formaría la mundial.

Tiene que ser alguien que pudiera coger un arma, apuntar y disparar sin que los de al lado lo vieran, pero ¿cómo? ¿cómo? ¡Están pegados unos a otros! ¡Sería imposible! A ver si me traen esa jodida partitura y puedo saber por lo menos quien estaba más pendiente de apuntar que de darle caña al pífano.

Espera… si ésa es ciega, ¿cómo puede ver la partitura? Igual esas gafas son sólo porque le molesta la luz, o se ha operado para quitarse unas dioptrías, o son las de ver y están polarizadas o algo… No, no encaja.

-Poveda, ¿tú te pondrías gafas oscuras para tocar un instrumento?

-Déjate de coñas. Mira aquella chica, ¿la ves bien? Averíguame quién es y por qué lleva esas gafas.

El tipo del clarinete esta nervioso. Joder, suda a mares. No creo que pese tanto ese clarinete para que el tipo esté así. Y el de al lado, vaya, ese es de los que van a esquiar y vuelven con la cara bronceada y los ojos como un oso panda. O a lo mejor es adicto a los rayos Uva…

¡Joder, joder, joder! ¡Esta claro joder! ¡Clarísimo! ¡Ya lo tengo! ¡Alla voy!

¡Y ahora… ahora… no se abre… la jodida… puerta…! ¿La echo abajo? No, no, se podría liar un caos ahí fuera.

-Venga, menos mal, aquí, ¡rápido! ¡Ábrame esa puta puerta! Poveda, ¡dame tu arma!

Ahora, despacio, Mario, con cuidado. Mejor por detrás, que no me vea llegar..

-Ssssh. No muevas ni un músculo. ¿Ves esto? Como muevas una pestaña te levanto la tapa de los sesos. Suelta eso. Enséñame esas manos, que yo las vea en todo momento. Y ahora levántate despacio y ve por ahí despacito hasta la puerta. Te estoy vigilando.

-Cállate. Soy policia. Yo doy las ordenes aquí. ¡Cállate de una puta vez! Y siéntate ahí, donde yo pueda verte. Poveda, abre ese maletín.

No puede ser, un par de trapos, una flauta, una boquilla…

-Mira bien, Poveda, tiene que haber algo. Y tú cállate. Tus derechos me los paso yo por el forro. Como vuelvas a abrir la boca te la reviento a palos.

No puede haberme equivocado. No puede ser.

-Dame esa flauta, Poveda.

-¿Por qué no suena?

-No, ni puta idea, pero si soplo esto debería de sonar, ¿no?

Lo tengo. Ahí está.

-Tú, dame esas putas gafas.

Joder, ¡Ya te tengo, hija de puta, te tengo! ¡Dios bendiga ese puntito brillante en la pared…! ¡Ya empezaba a dudar y todo pero…!

-Espósala, Poveda. Quedas detenida por asesinato, y es ahora cuando empiezas a tener algunos derechos.

Se supone que ahora tendría que derrumbarse, pero no, ahí esta, con esa misma cara de colegiala desafiando al profesor de religión. Te he pillado, ciega de los cojones, solo has cometido un error y yo te he pillado.

-Poveda, ¿es que no lo ves? ¡Claro, las gafas! Toma, póntelas, ¿ves allí ese puntito? Gafas infrarrojas, una mira láser que solo podía ver ella, y cuando los de la policía judicial destripen esta puta flauta seguro que encuentran un percutor, un gatillo y un cañón que yo diría que tiene un calibre de…

-Correcto, chica, seis milímetros. Poveda, toma buena nota de eso que acaba de decir nuestra amiga la flautista: es una confesión en toda regla.

 

Notas y comentarios.

Ayer apareció un cuadro, una reproducción sin mucho valor, de una escena de ballet bastante tétrica. Por la noche estuve leyendo sobre los puntos de vista del narrador. De madrugada soñé con esta historia. Un par de cafés más tarde, os la presento.

Es un experimento con el que me he divertido bastante: trataba de forzar la máquina hasta el límite con el narrador en primera persona. En la historia solo se ve a traves de los ojos de Mario, y solo se lee su voz, tanto la voz interior como la exterior. Pero en los diálogos he eliminado las otras voces: eso es lo que oye Mario, no lo que dice. Y es sólo una parte más de todo lo que percibe, así que aunque esas otras voces produzcan ecos en la mente de Mario, son solo otras percepciones más, y he decidido suprimirlas del texto.

Usar solo esta voz impone muchas limitaciones: no se pueden asumir descripciones complejas y elaboradas que no tendrían nada que ver con la personalidad del personaje, ni se puede definir siquiera a Mario más que a través de lo que dice. Tal vez por eso he levantado bastante la mano con los tacos, porque creo que ésa es la forma en la que piensa, y es así como puedo darle cuerpo al personaje. Importa más que articule palabras como “joder”, “mierda” o “hijodeputa” que contaros que tiene las cejas pobladas o ha ido al ballet vistiendo unos vaqueros. Como no me consta que haya niños en el público, me he ahorrado el aviso, aunque seguramente y dado el vocabulario que gastan algunos, puede que hasta echaran en falta unos cuantos improperios más.

He obviado las tramas secundarias. De hecho, no se llega a saber porqué la flautista mata a la primera bailarina, por la sencilla razón de que eso queda para la instrucción del caso y posiblemente Mario nunca llegue a enterarse: el solo pasaba por allí, no es de homicidios, y será como mucho un testigo en el juicio. Hay otra minitrama en la relación de Mario con Poveda, que solo he esbozado por el propio detalle de aceptar la invitación mas o menos a ciegas, y por la forma en que Mario verbaliza el trato hacia su, se entiende, nuevo ayudante.

Podría haber sacado más partido a estas historias paralelas, pero me parecía un exceso de melodrama incluir una confesión al uso. La chica, lo unico que dice, es el calibre del arma, y eso para mi tiene más peso dramático que toda una explicación sobre una mas que tópica relación amor/desamor con la diva o un no menos tópico marido robado.

Para lo que nos afecta, la mata y punto, el motivo es cosa de otros, y nosotros nos quedamos con la tensión y la intriga que envuelven su captura.

He huido de vocabularios ampulosos. La posición de la bailarina es un spagat frontal (gracias, wikipedia) pero esa palabra sería impropia de Mario. Incluso de Poveda.

Y he tratado de urdir una trama intensa, queriendo capturar al lector e introducirlo en la mente del policia, porque no hay nada más que eso en todo el escrito, y he renunciado a cualquier otro recurso que no estuviera al alcance de Mario.

Este escrito simplemente es. No es bueno ni malo. Solo un ejercicio. Estos comentarios no son una justificación, ni tampoco un análisis. Creo que si de algo valen estos esfuerzos, escrito y comentario, es para explicar a otros mi aprendizaje, para que conozcan mis intenciones y juzguen mis errores, pues tal vez podrían enseñármelos para poder aprender de ellos.

Por cierto, esta escrito de tirón, sin correcciones. Así, en bruto, da lugar para mucha mejora: No os he querido privar de ese pequeño placer que supone encontrar un defecto y arreglarlo. Y os garantizo que haberlos, haylos. Muchos.

 

 

 

Anuncios

17 comentarios en “Muerte en clave de sol.

  1. Como es largo y ahora no dispongo de tiempo, lo iré desgranando de a pocos, y como sugerencia, aquí dejo el primer aporte.
    Parece que se están apagando las luces. ¿Es que va a empezar el segundo acto, ya? Pues sí que dan descanso… ¡Mierda!, tendría que haber ido a por ese café en vez de quedarme aquí sentado como un idiota hablando con Poveda.

    Le gusta a 1 persona

  2. Antes de proseguir con las sugerencias y observaciones, te hago saber que me ha encantado el escrito por innovador y original.

    Me ha llamado la atención que se te haya pasado tantas veces colocar tilde sobre el vocablo si cuando se corresponde con un adverbio afirmativo, algo que se repite en los párrafos 3, 8, 21, 26, 33, 37, 39, 42, 48, 49, 50, 55, 59, 75 y 81

    Así mismo, he observado que se te ha pasado por alto poner coma delante de la conjunción _pero_ en algunas de las frases adversativas incluidas en el escrito, tal y como está contemplado en las normas que recoge _La Ortografía de la lengua española_ (2010).

    Aparecen tildados erróneamente (*pié, *fín y *Marío), y sin tildar (*lineas, un *que, un *como, un *quien, varios *esta, un *Alla y un *policia).

    Y en la nota aclaratoria aparece un *a traves, un *porqué, dos *mas, un *mim un *policia y un *esta.

    Le gusta a 2 personas

    1. Fran, esta vez me has puesto mucha tarea! Joder, no sé cómo agradecerte el esfuerzo que te tomas siempre con mis cosas. Bueno, si lo sé: revisando todos y cada uno de los fallos que me indicas, con el mismo esmero que tu pones, o más.
      ¡Muchas gracias!
      Creo que mañana le daré un buen repaso al texto, y mira que estoy deseando meterme con otra idea que tengo, pero lo primero es lo primero.

      Le gusta a 2 personas

  3. A medida que uno va introduciéndose en la historia, súbitamente y sin esperarlo ya ha arremetido en la propia piel del protagonista, que en este caso es Mario, y con el paso de las líneas incluso adopta ese carácter del policía, asimismo el nerviosismo y agitación que le caracterizan. No obstante, me gustaría mencionar que se me ha echo un poquito ”cargado” , puesto que creo que hay algunos elementos repetitivos que (para mi gusto) fácilmente se podría haber desechado para facilitar una lectura más ligera y amena al lector. (Pero qué decir? Lo demás ; genial) Soy futura criminóloga y el identificarme con Mario en dicha coyuntura me ha echo preguntarme como reaccionaría yo en tal caso. JEJEJE, gracias por ofrecer una buena trama.)

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias! Tendré que revisarlo, ya dije que no lo he corregido… De momento voy a dejarlo “reposar” un poco, igual viene alguna indicación más mientras tanto.
      No te identifiques mucho con Mario, es solo un experimento y puede que sea un topicazo!

      Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias, Rodri. Leyendo entre líneas, Colombo… ¡Topicazo!
      Tengo esa sensación desde el principio: no me he molestado mucho en darle originalidad al prota, la idea base era practicar con la narración en primera persona… Pero lo podría haber hecho mejor, la verdad.
      Eso sí, a Poveda le gusta el ballet, jejejee

      Le gusta a 1 persona

  4. Pues allá va mi opinión: me parece un ejercicio extraordinario que muestra perfectamente el uso del narrador en primera persona. No he echado en falta las palabras de los interlocutores de Mario ni tampoco me han sobrado tacos. Para mí este tipo de narrador es muy complicado porque resulta muy restringido, quizá soy demasiado
    “romancera”. En cuanto a la trama nada que objetar puesto que es original y bien estructurada.
    Una última cosa, a veces lo mejor es la primera opción sin necesidad de correcciones que acaban quitándole pasión y carácter. Hablo de la historia, correcciones ortográficas obviamente siempre hay que hacerlas. Besacos, Israel

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias, compañera. Es un ejercicio, y como tal solo tiene valor si sirve para practicar y aprender.

      Por eso me parece tan de agradecer que alguien se moleste en leerlo y señalarme los errores, o su impresión que también es muy importante.

      Cuando esto ocurre, lo primero que haces es verificar lo que te señalan: analizas, compruebas, tiras de diccionario… Después, corriges. Y vuelves a leer para comprobar cómo queda.

      Como resultado el texto sigue valiendo igual de poco, pero has fijado un concepto, has captado ideas nuevas… ¡Has aprendido! Y para eso son los ejercicios.

      Si además esto se hace en público, sin remilgos ni orgullo, es posible que alguien más aprenda. Incluso quien ha criticado.

      Echo mucho de menos en este mundillo esa actitud, esa predisposición a analizar y arriesgarse a señalar un fallo ajeno. Es lo mejor con diferencia que podemos hacer unos por otros. Yo lo agradezco mucho más que todos los me gusta y demás.

      Total, los halagos solo sirven para envanecerse, y hay que ser humilde, tener los pies en el suelo y esforzarse continuamente para mejorar.

      Y ¿Cómo vas a mejorar si no sabes lo que haces mal?

      Por eso pido y agradezco tanto que me critiquéis, porque es ayudarme a aprender.

      Muchas gracias de corazón a todos los que me hacéis ver mis fallos, y a ti especialmente porque he caes de puta madre. Hala, otro taco.😂😂😂

      Le gusta a 2 personas

  5. He tenido una idea, en vez de corregir este escrito, reescribirlo con un narrador en tercera persona. Aplicar además los cambios y corregirlos los errores que estáis indicando y… cambiar el final, de forma que tengais que leerlo para saber quién es el nuevo asesino/a.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s