Cuando escribir es el premio.

Decía Oscar Wilde que no existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Lo que nunca dijo nadie es de donde sacar el tiempo para hacerlo.

Porque todos tenemos algo que decir y contamos con medios para hacerlo, pero a uno este oficio le llega en esa edad en la que todo son responsabilidades. Mi tiempo, ese contrato que Dios me renueva cada mañana, en realidad nunca es mío: Pertenece a todo eso que tengo que hacer por y para mi entorno, y guste o no todo eso siempre resulta ser más importante que este vicio egoísta de andar juntando palabras.

Mi lista de ocupaciones es interminable, tanto que cada noche siento que el tiempo ha sido escaso y me lamento por todo lo que no he podido sacar adelante. Imagino que a muchos de vosotros os sucederá igual.

En estas condiciones, aunque tienes mucho que decir y poco a poco vas aprendiendo a hacerlo, escribes sólo cuando puedes: cuando estás esperando en un semáforo, entre una reunión y una llamada, mientras estás poniendo la mesa o cuando te estás duchando.

Escribes, si, y lo almacenas. Lo guardas en forma de idea y te pasas el resto del día esperando a que llegue el momento en que puedas dedicarle unos preciosos minutos a escribirla sin que te de cargo de conciencia.

Y cuando finalmente llega ese momento, sea porque le haces un pequeño roto a tu agenda o simplemente porque dices que te lo has ganado y punto, es cuando le encuentras sentido a esta pequeña locura.

Porque sabes que tú no escribes con otro fin, que no lo haces por nada ni para nadie, que no esperas ningún tipo de satisfacción ni buscas reconocimiento. El hecho de escribir, en si mismo, es el premio.

Podría explicarlo mejor pero ahora, vaya, tengo cosas que hacer…

Anuncios

5 comentarios en “Cuando escribir es el premio.

  1. Muchas gracias por vuestros comentarios. El contraejemplo de todo esto son aquellas personas que tienen la inmensa fortuna de poder vivir de aquello que les gusta hacer. Al resto, nos toca tratar de hacer que nos guste lo que nos da de comer.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hacemos demasiadas cosas, que seguro alguna no es necesaria. siempre estamos pidiendo tiempo al tiempo y nunca lo encontramos. Detente, selecciona….hay que darle el tiempo justo al trabajo y dar tiempo a tu vida, porque llegará un día que pensarás que has perdido el tiempo.
    ¡Cuántas veces he dicho tiempo!, eso es que lo he tenido.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s