Busca y compara.

13938549_1077277728992417_5973930931086892192_n

Estas acciones que eran la base de un famoso anuncio de detergente hace décadas son la clave para afrontar los problemas. A veces, cuando nos encontramos en una situación difícil, perdemos la capacidad de poner las cosas en su sitio y darles su justo valor.

 

Cuando decimos que todo parece negro estamos haciendo un redondeo nefasto: porque hay muchos tonos de gris.

En esos momentos hay que saber buscar y comparar: buscar en tu pasado, en las experiencias y situaciones similares que conoces de otras personas o en las que seas capaz de imaginar. Y es entonces cuando puedes relativizar tus problemas, colocarlos a la altura que les corresponde y dedicarte a resolverlos, en vez de a lamentarte.

Busca, mira a tu alrededor y dale el valor que realmente merece a todo eso que te rodea y que no aprecias porque siempre está ahí: familia, amigos, tus propias capacidades, tus convicciones y principios, tu experiencia o el mero hecho de seguir viviendo, que no es poco.

Los problemas te sitúan en un nivel que está por debajo de lo que tú quieres, pero tienes que saber darte cuenta de que ese nivel siempre está por encima de lo que tú eres.

Porque tú no eres una casa, ni unas cuentas del banco, ni un puesto de trabajo, ni algo que te dice un medico, ni esas discordias y frustraciones, ni todo eso que tanto crees necesitar y tanto te preocupa.

Tú eres tu familia, tu historia, tus ideas y creencias, tú eres las personas que quieres y lo que eres capaz de hacer por ellas, tú eres tus recuerdos y tus esperanzas, y sobre todo tú eres la huella que dejas en las vidas de los demás.

Así que no mires los problemas desde arriba, desde lo que quieres, desde lo que ambicionas o necesitas, porque entonces los problemas restan; míralos desde abajo, desde el poso fundamental de lo que eres, pues desde ahí todo es accesorio y cualquier avance suma.

No olvides por tanto lo que eres, busca y compara, y así podrás rebajar tus expectativas sin que te afecte, y también luchar para mejorar y progresar. Para sumar.

En esa base sólida y fundamental podrás encontrar el valor y la resolución para afrontar lo que te venga, y te servirá de marco de referencia para darle a cada problema el tono de gris que realmente tiene.

La felicidad no es más que la propia búsqueda de la felicidad. El camino lo tienes ahí delante y el primer paso es saber que no estás sol@ y tener fe en ti mism@.

Busca y compara, siempre encontrarás algo que te ayude a sentirte mejor, a ser mejor y a querer ser aún mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s