Railes y raices.

Estas son mis raíces.

Máquinas hermosas, robustas, capaces de todo, como las madres que quedaban en casa mientras los hombres se dejaban la vida en el mineral.

Caminos de hierro entre escorias y óxidos perdiéndose en la distancia o truncados por la oscuridad en las profundidades que el hombre le hizo al monte, agujeros mágicos a los que nos daba miedo asomarnos porque decían los viejos que a veces no salían todos los que entraban.

Tierra dura, tierra herida pero nunca domada, de verdes aferrados a la vida y aguas de colores imposibles.

 

Mi tierra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s